15 de Octubre: Acabar con la doble discriminación de la Mujer rural canaria

mujer rural

En el Día Internacional de la Mujer Rural, Intersindical Canaria resalta que aunque en los últimos años se ha producido, en general, un avance en el papel social de la mujer, no ha ocurrido así en la importancia y reconocimiento de las actividades de la Mujer rural canaria, núcleo social que ha posibilitado con su esfuerzo la promoción del desarrollo agrícola-ganadero, pero también su importante aportación  en  la preservación de la cultura vinculada al agro.  

A las conocidas dificultades que afectan a las trabajadoras, sobre la mujer rural canaria recae, además, una discriminación añadida que, usualmente no es tomada en cuenta en los movimientos de lucha por la igualdad, lastrándose de tal manera que tal problemática se visibilice en similar  proporción a lo que ocurre con la mujer urbana.  Así, nos encontramos en las actividades de las mujeres vinculadas al sector primario, las largas jornadas laborales como suma a las tareas del campo, el cuidado de los hijos y las actividades del hogar,  pero, además, el no reconocimiento económico de estas tareas no profesionalizadas A las anteriores lacras hay que sumar los graves inconvenientes para el acceso a la formación cultural y  profesional. Hay que resaltar, igualmente, la falta de reconocimiento social, infravalorándose por el conjunto de consumidores las tareas agropecuarias que realizan. 

Abundando más detalladamente en tal problemática,  el 76 por ciento de las mujeres rurales tiene a su cargo a familiares dependientes. Solo el 9 por ciento de las mujeres que trabajan en explotaciones ganaderas o agrícolas son propietarias. La tasa de desempleo femenino en entornos rurales canarios es del 55 por ciento. El 80 por ciento de las mujeres rurales no tiene estudios o tiene solo estudios básicos. Y el 76,5 por ciento de ellas se dedica al cuidado de sus padres o familiares dependientes. Y aquí volvemos a  tropezar con los condicionantes negativos que impone el modelo laboral y económico de dependencia colonial y segregación que arrastra el conjunto de los sectores populares de Canarias

La situación descrita, merece ser tenida en cuenta por el conjunto de las instituciones canarias para fijar medidas efectivas que, a corto plazo, sitúen a la mujer del medio rural, al menos a similar nivel de derechos y bienestar que el conjunto de mujeres del archipiélago.