Las silenciadas víctimas de SPANAIR en el Parlamento

Intersindical en la protesta del Hospital del Norte de TenerifeEl gobierno de Canarias hurta recursos públicos para dárselos a la sanidad privada Los más de 35 años de historia de los Hospitales Comarcales del Norte y Sur de la isla de Tenerife han estado marcados por una lucha entre las distintas opciones políticas en el Gobierno, siempre a merced de los intereses mercantilistas que han frenado su desarrollo, y el empuje de los colectivos sociales, conocedores de las necesidades de atención sanitaria a la población.

            Así nos encontramos que, cinco años después de la inauguración del Servicio de Urgencias en el mal llamado Hospital del Norte, con ocho camas destinadas a un Servicio específico de Urgencias Pediátricas, no se cuenta en la plantilla con ese tipo de especialistas. Pero es más: tampoco con un Servicio de Laboratorio y Radiodiagnóstico que funcionen de forma adecuada para dar el necesario apoyo en una atención sanitaria correcta a cualquier usuario.

 

            La lista de deficiencias se extiende, si hablamos, por ejemplo, de la ausencia de Paritorios, del retraso en la creación de los Quirófanos de Cirugía Menor Ambulatoria, del Servicio de Esterilización o de que esos espacios, debieran haber albergado a un Servicio de Rehabilitación adecuadamente dotado, que en estos momentos está concertado y del que ahora ya no se podrá disponer en un futuro.

            Abundando en los déficits, toca hablar de las plantillas de profesionales, como siempre por debajo de los ratios establecidos en cuanto a la población asistida, o si se quiere, de cuestiones más al uso cotidiano como la calidad de las comidas que se sirven a los pacientes hospitalizados, en su gran mayoría geriátricos, o la ausencia de un servicio de peluquería.

            Lo que no ofrece dudas es que, 200.000 ciudadanos del Área Norte de la isla de Tenerife, tienen limitado su derecho a la prestación de los Servicios Sanitarios Públicos por la falta de voluntad política de este Gobierno de Canarias y del conjunto del equipo directivo que en esta materia, han colocado al frente.

            Desde Intersindical Canaria, exigimos a los responsables que se habiliten los medios que sean necesarios para que este “sucedáneo” de hospital que nos han vendido, se transforme en un verdadero Hospital Comarcal que garantice la asistencia sanitaria en condiciones de equidad a la ciudadanía.

8D7EB1A1 4CE9 4379 A3D5 C0ECFE8D0C9D