Correos copiaUna de las muchas protestas de los trabajadores del servicio postal públicoNuevamente, la “mayoría” sindical, firmantes del actual Convenio que padecemos, vuelven a convocar movilizaciones por la grave situación en la que se encuentra el servicio público de Correos. Una circunstancia ésta sobradamente conocida y en la que, tal como hemos denunciado, coincidimos,  pero llama la atención el hecho que, contrariamente a la lógica, CO.OO, UGT, CSIF y Sindicato Libre, no hayan sumado fuerzas para contar con el conjunto de representantes de los trabajadores en esas “movilizaciones”, prefiriendo montar otra vez su undécima y particular guerra tras haber sido repetidamente derrotados por la Administración y por los enemigos de este Servicio público. Y así seguimos sin Convenio, en unas condiciones laborales indignas y nuestras actividades progresivamente entregadas al sector privado. A la espera pues, continuamos como sindicatos representativos, a ser invitados al “campo de batalla”, pero, eso sí, estableciendo previamente los modos y los objetivos a lograr. Claro está, a no ser que el anuncio de las actuales protestas obedezca a otros desconocidos motivos.

 

            Sentado lo anterior, repasemos algunos datos sobre la situación de Correos.  El Informe de Fiscalización del Tribunal de Cuentas a la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.A. sobre actuaciones realizadas relativas al Servicio Postal Universal, dice: Que desde el 2011 hasta el 2016, Correos ha recibido por el SPU 920 millones de euros que es una media de 153 millones por año, está claro que llevamos muchos años con financiación insuficiente.

            Pero lo que también dice el informe es que Correos deja de ingresar por hacer contratos ruinosos a sus clientes 298 millones de euros en el 2015, y 287 millones en el 2016, esto es un ejemplo de que solo en dos años se dejan de ganar 585 millones de euros. El dinero invertido en la restauración de edificios o cambiar el inmobiliario en oficinas o la venta de más de medio centenar de edificios por 22 millones de euros sin saber dónde ha ido a parar ese dinero según respuesta parlamentaria a un diputado del PSOE, y que en lo que va de año Correos ha gastado más de 12 millones de euros en gastos inmobiliarios nos hace pensar que los propios gestores de Correos son cómplices de convertir la empresa en deficitaria, y que es evidente que estas políticas son los pasos para continuar a  la privatización total.

            Mientras las condiciones de las trabajadoras y trabajadores siguen de mal en peor y nuestro futuro es cada vez más incierto. La pérdida gradual de puestos de trabajo en Canarias superan ya las 500 plazas; las cargas de actividad laboral aumentan, y el servicio al usuario empeora tanto en el reparto como en la atención en los centros postales, siendo cada vez menor el número de ciudadanos atendidos a domicilio. Súmese a ello, la descapitalización del servicio, con la disminución que hace Fomento en las partidas presupuestarias anuales, además de una gestión, manifiestamente negativa de los responsables del servicio en Canarias, quienes parecen haber sido seleccionados con el único objetivo de sabotear en nuestras islas el servicio público postal.

MIGRACIÓN

 

20181015 180246