Sin rodeos

El apoyo dado a Clavijo en Canarias por partidos y sindicatos institucionalistas, está muy bien en lo formal. Pero aquí lo importante es conocer el fondo y la forma de lo que, finalmente, de la Conferencia de Presidentes autonómicos vaya a ocurrir. Por lo pronto, “nuestro” presidente repitió en Madrid su habitual rostro de servil y colonizado pedigüeño. Pero, además de esa foto fija, en la poco probable hipótesis que el gobierno del PP compense una parte de los seculares agravios y abusos inversores cometidos con Canarias y el Presidente recupere al menos una parte de los miles de millones de euros defraudados a nuestro País, nos embarga la duda si, por fin, Clavijo estaría dispuesto a cambiar su larguísimo ciclo de reposte millonario de euros a su clase empresarial amiga para iniciar el saneamiento de nuestra precarísimos servicios públicos y, además, comenzar la cuenta atrás para que nuestros trabajadores dejen de ocupar el vergonzante primer puesto de indigencia social y laboral del conjunto del Estado y de Europa. De paso, y al tanto que superaríamos tal terrible agravio, pondríamos también coto al despreciable privilegio de la clase empresarial canaria de continuar gozando con en menor coste laboral, también del Estado y de Europa.