18.3.2019

Maria del RioMaría del Rio

Hoy, 28 de diciembre, lo que parecería una auténtica inocentada, además de mal gusto, resulta ser una realidad. Coalición Canaria, un partido que se llama a sí mismo nacionalista, ha votado en el Senado junto al PP y los partidos de la más rancia derecha, en contra de la senda del déficit aprobada en el Congreso por los partidos más progresistas. 

Es inconcebible que el partido que gobierna en Canarias, la comunidad que ostenta las peores cifras en cuanto a exclusión social y pobreza, con el triste honor de encabezar el ranking de pobreza infantil, rechace en el Senado la posibilidad de aliviar un poco la presión a la que las políticas austericidas y de recortes que hemos sufrido en los últimos años, con un techo de gasto que asfixia tanto a las comunidades autónomas como a los ayuntamientos. 

Es incomprensible que voten a favor de mantener los mismos topes que sabemos que recortan vidas, merman derechos y condenan a la pobreza y a vidas de miseria a una gran parte de nuestra población. No podemos entender cómo se atreven a mirar a la cara a todas esas familias que aún están esperando que se les reconozcan el derecho a la dependencia, un derecho subjetivo, y por tanto de obligado cumplimiento, que desde el Gobierno de Canarias sistemáticamente se está vulnerando. Por fin este año se podría contar con más recursos que permitirán agilizar el proceso, más cuando Bruselas ya aceptó que la senda de estabilidad pasara del 1,3% del PIB al 1,8%.

Estamos hablando de algo muy grave, de que Coalición Canaria ha votado en contra de que el Estado disponga de unos 6.000 millones de euros más, que se quedarían en las comunidades autónomas y que irían destinados a mejorar nuestras raquíticas políticas sociales, dependencia, sanidad, educación, o una renta social para aliviar un poco las vidas de las familias canarias que peor lo están pasando. Es una auténtica vergüenza. 

No entendemos la hipocresía de quienes un día ponen el grito en el cielo por el asunto de los Convenios Canarias-Estado -que, dicho sea de paso y que nadie se lleve a engaños, desde nuestro grupo exigiremos dónde y cuándo proceda hasta el último euro que nos corresponda- y al día siguiente votan en contra de poder reinvertir una pequeña parte del dinero de nuestro superávit en políticas sociales. Muy fuerte, ¿qué le importa la pobreza a Coalición Canaria?

Diputada de Podemos Canarias en el Parlamento de Canarias

Chema HernandezChema Hernández Aguiar

Sólo a mí se me ocurre zapear y detenerme en el NODO de CC, fuerte experiencia horrible. En primer lugar me encuentro así, sin anestesia, con Nardy Barrios, nada tengo contra su persona pero parece que una mínima corrección política debería llevarla a ella y a la propia TVCCanaria a que siendo candidata a la alcaldía de Las Palmas por CC, dejará su presencia en la misma. Sin  embargo no deja de chupar cámara, mientras se llama a sí misma la candidata de la gente y promete 3000 viviendas, ella junto a Bravo de Laguna muestran ese perfil nacionalista que tanto identifica a “CC y viva España”.

Con posterioridad la campaña de Primero Canarias que transita entre el paletismo y el frikismo trasnochados, una burda y soez imitación del eslogan de Donald Trump, que transmite a la perfección la consideración que tienen de la ciudadanía canaria, nos creen sencillamente toletes y nos tratan y se dirigen a los nuestros como si fuéramos toletes.

Pero no queda ahí, hay que escuchar con detenimiento el contenido de los mensajes de la campaña, su oportunismo ofende, debería caérseles la cara de vergüenza, vergüenza que no tienen y es que aprovechan la fechas para mencionar el ansiado regreso de los jóvenes que han tenido que emigrar y el retorno del talento que está fuera de nuestro país, vamos el anuncio de nescafé a lo cutre.

 Hay que ser un sin vergüenza, después de haber generado las políticas públicas necesarias para contribuir junto con la crisis a que todos partieran de las islas, sin inmutarse, sin rechistar, favoreciendo sólo los intereses de una minoría, del lobby que les apoya y les alimenta, del todopoderoso círculo de empresarios y las corporaciones españolas, también internacionales que operan en las islas, ellos son el verdadero gobierno oscuro de Canarias que nadie ha elegido y que también nombra consejeros, señala y “sugiere” el articulado de las normas, mientras desprecian a los trabajadores y trabajadoras, a las pequeñas y medianas empresas del archipiélago, apropiándose de los servicios públicos y repartiendo “generosamente” las migas de  su banquete.

Sin embargo, a pesar de que imita la campaña de Trump, a diferencia de Trump no son precisamente aranceles, ni  proteccionismo, lo que caracteriza a Clavijo y los suyos, es Canarias se vende, éste debería ser el lema de este gobierno.

Hartos de todos ellos, también de esa Televisión Coalición Canaria, que disfruta y transmite extasiada el discurso del rey de los españoles, vocera permanente y fiel de CC, instructora perfecta de analfabetismo, burladora de lo canario, ridiculizadora de nuestra gente y dominadora del mal gusto, de las cutre y la horterada

Raul VegaRaúl Vega

“Sin reposo ni tranquilidad. Con la incesante tortura del remordimiento”. Charles Dickens firmó en 1843 la novela titulada Cuento de Navidad, de la cual está extraída esta frase. Ebenezer Scrooge es un hombre ávaro, egoísta y desagradable que cambia de actitud ante una serie de hechos sucedidos durante la Nochebuena. La sociedad victoriana necesitaba una justificación social de la Navidad y Dickens se la dio con esta novela corta. Como la presunta democracia española, que necesitaba, primero, ser llamada democracia, y luego una justificación, un cuento de hadas que llegó antes de la Navidad de 1978 en forma de Constitución. Un cuento antes de Navidad que dejó víctimas entre la población. Mariano Sánchez Soler en su libro La transición sangrienta ofrece algunas cifras. Entre 1975 y 1983 hablamos de 591 muertos, 188 son asesinados por el propio aparato estatal. Si contamos los heridos, las víctimas por violencia política son casi 3.000. Unas cifras que no han generado el más mínimo remordimiento en las filas constitucionalistas, que todavía 40 años se pasean triunfantes y hablan de la concordia de la Transición. Con menos conciencia que Scrooge.

Un año antes de la triunfante Constitución, un pibe de 22 años, estudiante de 2º de Biología, era asesinado en las escaleras de la Universidad de La Laguna. No fue el único de esa coyuntura. Antonio González Ramos, empleado de Philips Morris, fue asesinado por el inspector Matute, usando técnicas de defensa personal en 1975, cuentan que las mismas que sufrió el que fuera luego senador del PSOE, entre otros cargos políticos, Arcadio Díaz Tejera. Antonio Padilla corrió la misma suerte en octubre 1975. Bartolomé García Lorenzo “Tanausú” muere a causa de los disparos de la Policía el 24 de septiembre de 1976 en Somosierra, dicen las fuerzas policiales que por haberlo confundido con Ángel Cabrera el Rubio. Santiago Marrero fallece por disparos de las fuerzas de la marina en marzo de 1977, aunque varios autores descartan su pertenencia a ninguna corriente política y diversas fuentes afirman que estaba cometiendo un delito de robo. Belén María Sánchez Ojeda muere atropellada por un coche durante una manifestación portuario en julio de 1980. El historiador Sergio Millares afirma que “la violencia política tiene una gran incidencia en la transición política en Canarias”. José A. Alemán, por su parte, señala en su libro Canarias hoy que la verdadera crisis de la Transición política en Canarias es la ruptura violenta con la forma de vida anterior, que no es sustituida por otra forma de vida, sino que automáticamente se cambian las actividades económicas, con el único objetivo de explotar a los trabajadores de la isla.

Pero el caso que quería tratar en este texto es el de Javier Fernández Quesada. En medio de una huelga de los sectores del transporte y el tabaco, la Policía entra en la Universidad y realiza más de 200 disparos. Uno de ellos hiere mortalmente al joven estudiante que perece en el acto. Dos personas, un joven de 18 años, Fernando Jaesuría, y un niño de 13 años que estaba en una azotea cercana, resultan heridas. La versión oficial, avalada por el Gobernador Civil, Luis Mardones Sevilla, habla de “pistoleros descontrolados” y justifica el fuego real porque se acabaron las pelotas de goma. La teoría de los pistoleros descontrolados la contradicen más de treinta testigos presenciales. Las escuetas investigaciones señalan que el disparo se produce desde un plano inferior a la víctima, que presenta restos de pólvora en su cuerpo, por lo que se deduce que el disparo fue a pocos metros.

Las últimas informaciones obtenidas por Rosa Burgos, autora de los libros El sumario Fernández Quesada, ¿una transición modélica? y La bala que cayó del cielo. Crimen de Estado: el caso Fernández Quesada, apuntan que hubo una voluntad de entorpecer la investigación en vez de aclarar los hechos acaecidos. Las comisiones parlamentarias, según Burgos, buscan encubrir a los culpables del asesinato de Fernandez Quesada. Se basa en lo escueta que fue la autopsia y que los casquillos no se adjuntan a la causa judicial sino que se guardan en una caja aparte en el Congreso de los Diputados. Los documentos fueron solicitados por Burgos gracias a su experiencia como Secretaria Judicial y se encontraban en una caja que ponía “Muerte ocurrida en la Universidad el 12 de diciembre de 1977”. Los más de 600 folios se pueden consultar en la web de la revista El Observador. En investigaciones anteriores, Burgos alerta sobre la presencia de somatenes. Un somatén es un civil que está autorizado a llevar armas y a mantener el orden. Algún testigo dice haber visto alguno que portaba una cruz gamada. Por otro lado las órdenes del día anterior sobre la actuación en la huelga es de ser “duros” con los manifestantes, por lo que hay cierta actuación premeditada.

El Gobernador Civil de la época, Luis Mardones Sevilla, murió el pasado 16 de diciembre tras haber sufrido una caída el miércoles 12, justo el día que se cumplían 41 años del asesinato de Fernández Quesada. Según cuenta su hijo a EFE había experimentado un gran deterioro desde que falleciera su hijo mayor hace un año. Mardones, de tradición falangista y posteriormente diputado de Coalición Canaria, se estancó en su versión de los hechos, una explicación que habla de “pistoleros descontrolados”, teoría que no avala ningún testigo. Las comisiones parlamentarias no ayudaron a esclarecer el caso. Mardones, en la votación de la Ley de Memoria Histórica, treinta años después, se ausentó del Hemiciclo por “motivos de conciencia”, a la vez que sugirió que no se revisara la historia “para seguir adelante”. El presidente de entonces, José Luis Rodríguez Zapatero, valedor de la Ley de Memoria Histórica, despide a Luis Mardones de su actividad como parlamentario, con estas palabras: “Puede irse tranquilo, ya tiene un sitio en la mejor historia de la democracia y del Congreso de España. Muchas gracias por todo lo que ha hecho y deseo que disfrute de la vida”.

Ahora que se habla de “recuperar el espíritu de concordia de la Transición”, cuando se cumplen 40 años de la puesta en marcha de la Constitución, es imprescindible tratar las historias de las víctimas de esa democracia. Una democracia que fue un cuento de Navidad adelantado, surgida un 6 de diciembre y como marco inamovible cuatro décadas después. El cuento de Navidad que le contaron a la familia de Javier Fernández Quesada debe doler 41 años después. En medio de tanto triunfalismo, hubieron personas que perecieron en un marco con una clara violencia política de la que las fuerzas del Estado no estuvieron exentas. Pero el cuento no ha de parar y se justifica continuamente. “Haré honor a la Navidad en mi corazón y procuraré mantener su espíritu a lo largo de todo el año. Viviré en el Pasado, el Presente y el Futuro; los espíritus de los tres me darán fuerza interior y no olvidaré sus enseñanzas. ¡Ay! ¡Dime que podré borrar la inscripción de esta losa!”.

Raul Vega

En el semanario Tamaimos

 

Pedro González CánovasPedro González Cánovas

Esto no es un texto de autoayuda. Lo afirmo cuando imagino que “autoayuda” significa ayudarse a sí mismo, por lo que siempre me ha parecido un poco absurdo que la gente busque ayuda externa y lo califiquen de “ayudarse a sí misma”.

Mi intención es tratar un tema que interpreto como parte de una política subliminal que mella gravemente las libertades de mucha población y sobre todo de los independentistas de las tierras sometidas por el estado español. De hecho, dicha política iniciada por la derecha española y continuada, en apariencia “casi sin querer”, por los pseudo socialistas de España quizás no sea tan subliminal y esté a la vista del global. Lo cierto es que el fomento del terror entre la militancia comprometida ideológicamente ha sido y es efectiva: muchas personas que pertenecían a una avanzadilla intelectual se repliegan y esconden la cabeza en la última trinchera, como si pudieran borrar de internet lo que hicieron anteriormente, de las hemerotecas o las memorias de los servicios de inteligencia.

Una calificación de “Terrorismo de estado” dice que el Estado utiliza sistemas ilegales para actuar contra parte de su propia población. Sin embargo, en España, la emisión de la Ley Mordaza y su apoyo en otra parte de la legislación, con su interpretación más radical, también imprime terror y roba el derecho de manifestación y libertad de expresión de un pueblo desarmado legalmente ante la demonarquía española. Sin duda, la nueva fórmula es una joya para el control poblacional que siempre pretendió la derecha, el imperialismo (o colonialismo) y todas esas gentes que temen a la libertad de expresión, al derecho a la determinación y a los movimientos populares con interés social. Es que el concepto primario occidental de democracia no se adapta a ellos o su sistema patriarcal,que no tienen encaje en una sociedad avanzada de verdad. Sin embargo, nada define tan bien la política española del miedo social como “Terrorismo de estado” y no porque lo diga yo: el tiempo lo confirmará.

Por otro lado, volviendo a la cuestión del miedo, solo hay una manera de superar esa barrera del poder estatal. Todos sabemos que nos conocen por las expresiones anteriores y presentes; nos han visto en las redes sociales; tienen nuestras imágenes en las manifestaciones; guardan aquel antiguo artículo de opinión para sacarlo cuando sea necesario; saben dónde vivimos y, muchas veces, hasta lo que votamos… No hay hacia donde correr. Tomemos conciencia de la realidad.

Una de las claves más evidentes para superar el miedo es afrontarlo. Esto significa reconocerlo, con todos sus motivos, y disponerse a encararlo con todas sus consecuencias: principalmente, porque esas consecuencias son inevitables y no hay hacia donde correr.

Otro punto de coincidencia de la psicología es visibilizar la forma en que nos enriquece superarlos y no imaginar las peores situaciones hasta que no sean una realidad. Por eso, personalmente, prefiero pensar en esa mayoría progresista que sigue soñando con un sistema adaptado al siglo XXI, participativo, multicolor y con tanta libertad ideológica, yo solo lo veo posible con el nacimiento de una nueva nación. Razón para que la apuesta por una Canarias libre, soberana e independiente de España me parezca más factible que pretender cambiar esa parte del sur de Europa con tradición fascista, colonialista, de una crueldad social naturalizada y tan notable tiranía que destaca internacionalmente en estadísticas comparativas en cuanto a brecha social, machismo, abusos de poder, falta de libertad de expresión, explotación laboral, etc.

Como conclusión, les aconsejo que cuando vean acercarse el miedo, recuerden la máxima que dice “A lo único que hay que temer es al miedo” y sigan avanzando. Juntos, avanzaremos hacia un mundo mejor.

Pedro M. González Cánovas

(Miembro de Alternativa Nacionalista Canaria – ANC)

Wladimiro RodriguezWladimiro Rodríguez Brito

El paisaje agrario y el medio natural en Canarias tienen una compleja lectura en cuanto al uso de los recursos, ya sean las tierras labradas, los recursos naturales, o los activos humanos que gestionan nuestro medio. Por ello, la Seguridad Social y el campo son una referencia importante de cómo está la sociedad canaria, tanto en lo que se refiere a la relación del ser humano con el territorio, como la distribución de la población y el medio. Estudiando estos indicadores, podemos ver una radiografía de la ruptura entre lo urbano y lo rural, el desequilibrio entre el suelo y la población, y la presión del poblamiento en zonas antaño rurales, que se ven fracturadas entre el campo y la ciudad.

El modelo educativo y cultural armoniza o desarticula población y territorio. Y es que, en lo relativo a la formación profesional, ¿mira para lo rural o está orientada a incorporar población sin empleo en la sociedad de servicios? ¿Se tiene en cuenta al mundo rural, tanto desde el punto de vista de la actividad económica como en el plano ambiental? Estos son algunos de los interrogantes entre territorio y población.

La devaluación de la tierra y de la cultura ambiental son parte de un modelo que ha marginado lo rural. El sistema educativo-formativo está hecho para abandonar el campo. Es un modelo cuyas expectativas se centran en el espejismo urbano, la vida menos sacrificada, el turismo como modelo de vida, la fiesta, las importaciones de alimentos (bien sean de excedentes, bien en sistema dumping).

Esto nos ha dejado un panorama en el que existe una ruptura de las grandes superficies con la producción local, provocando la casi desaparición de los gangocheros locales, así como las tiendas de chochos, aceite, sal y moscas en nuestros pueblos. Todo ello avalado por leyes urbanas, que maltratan y degradan las actividades agrarias, la cría de animales, así como actividades y usos forestales. Leyes que designan supuestas plantas protegidas en tierras antes cultivadas, que ahora están balutas.

La organización del territorio tampoco ayuda a la mejora de las condiciones de trabajo en el campo. Un territorio con dificultades para la mecanización, un sistema de minifundios que dificulta la creación de explotaciones más adecuadas en un campo que ha de optimizar recursos, tierras en abandono que demandan una ley que favorezca el cultivo y castigue el absentismo en el medio rural...

¿Estamos en tiempos nuevos? Trump pone candados, habla de proteccionismo local, lo de la aldea global tiene dificultades. En Europa lo del "brexit" nos afectará, tenemos ambientes que revalorizan lo local (kilómetro 0). Parece que hay una cultura, tanto hacia la población local, como hacia el turismo, enfocada hacia la salud y la ecología. Los hábitos de vida sana ganan puntos, sin embargo, los activos agrarios no reflejan tal situación.

¿Todos camareros y funcionarios? Veamos el siguiente cuadro de población activa agraria en Canarias:

El cuadro es una referencia de lo que ocurre con el capital humano en el medio rural de Canarias. Activos a los que hay que añadir a los pensionistas y otros que hacen agricultura a tiempo parcial. Este cuadro requiere un análisis más amplio, que haremos en el próximo artículo, en una lectura sobre territorio y población.

 

Chema TanteChema Tante

 

Yo, Chema Tante, estoy convencido de la absoluta necesidad de desenmascarar, de bajar de su beatífico altar, a uno de los más perversos personajes que ha dado ese jardín de la perversidad política que se hace llamar CC, la corrupción canalla andante. El genuflexo Clavijo, que con sus adláteres, la resabiada Rosa Dávila, el "ético" Alonso, la incontinente verbal Cristina Valido y sus comisarios empresariales Ortega y Baltar, han reducido su gestión política a la busca y captura de presupuestos que puedan ser convertidos en contratos y adjudicaciones sobre los que puedan  morder. Morder, sí, en el más abyecto sentido del término. En la entrevista que le hace Vicente Pérez a Gustavo Matos en EL DIARIO TENERIFE AHORA, se observa con suma nitidez la catadura de este sujeto, el genuflexo Clavijo, a quien le traen al fresco todos los problemas de un país que atraviesa una situación social pavorosa, justamente cuando goza de las mejores condiciones de su historia.

En La casa de mi tía

 

 

Canarias con Cataluña

Sin titulo 3

 

La delegación de INTERSINDICAL CANARIA es recibida con emotivos saludos y aplausos en la manifestación celebrada en Madrid el 16 de marzo por el derecho a decidir y la libertad de los presos políticos catalanes.

 

 

 

 

 

 

</p}

 

dialogo social