Rese 1

15.5

 

 

 

Cati Darias DelgadoCati Darias Delgado 

El día 8 de marzo, como cada año, se celebra el día Internacional de la Mujer Trabajadora, lo cual no debe convertirse en una fecha más, sino en una oportunidad para elevar el tono reivindicativo en defensa de aquellos sectores más castigados. Ni que decir tiene que, a nivel mundial, las mujeres tenemos menores salarios y más precariedad en la actividad laboral, dobles y triples jornadas, feminización de la pobreza y la enfermedad, menos oportunidades, casi exclusiva responsabilidad de los cuidados, tasas ínfimas de representación, somos violentadas por defender los derechos fundamentales, aumentan los feminicidios de mujeres jóvenes y pobres, la explotación sexual…

En el estado español las mujeres padecen una discriminación estructural dentro del actual sistema, donde el proceso de precarización de la vida nos explota y nos oprim. La violencia machista hacia las mujeres persiste y no hay garantías legales, institucionales, ni jurídicas suficientes para poner fin a esta lacra.

En cuanto al desarrollo legislativo, y como prueba práctica de represión institucional, merecen mención solidaria las mujeres catalanas inculpadas por motivaciones políticas que se encuentran en prisión o procesadas en libertad y que ahora se juzgan. La exigencia de libertad para ellas y el conjunto de presos políticos soberanistas debe comprometer a todos los demócratas.

Además, el descuelgue de la negociación colectiva auspiciado por las sucesivas reformas laborales, deja sin efecto y en manos de empresarios sin escrúpulos la conciliación de la vida laboral y personal que favorezca la formación y promoción profesional.

Ejemplo clave de ello, lo tenemos en la  Nación Canaria, donde como producto de un trato segregacionista y con una clase política criolla súbdita, las mujeres sufrimos y debemos luchar contra la triple discriminación: capitalista, heteropatriarcal y colonialista, en una situación socioeconómica con niveles de paro y pobreza que superan con mucho la media del estado español. No se habla de un Marco Canario de Relaciones Laborales ni de una Ley de Residencia que permitan dignificar las condiciones de la clase obrera, sobre todo en el monocultivo turístico (Hostelería y Sector Servicios) en el que el número de mujeres es mayoritario. El modelo de desarrollo implantado desde el exterior, ha echado por tierra al sector primario, la defensa del medio ambiente y del territorio, empobreciendo nuestra soberanía alimentaria  y las condiciones de vida en el medio rural, también  con alta presencia de mujeres. Por otro lado se descapitaliza el acceso a una Sanidad pública, universal y gratuita y los índices de fracaso escolar contribuyen a perpetuar la discriminación.  

Además de abogar por la erradicación definitiva de la violencia de género, debemos exigir para las mujeres plenos derechos laborales y sociales, para lo que también es necesaria la aplicación efectiva de los planes de igualdad y el desarrollo para Canarias de un Marco propio de Relaciones Laborales, para construir una verdadera sociedad. En definitiva, por un 8 de marzo de clase, combativo, de transformación social y nacional canario.

Canarias, 7 de marzo de 2019.

 

Manolo MarreroManuel Marrero

 

 Estos días nos hemos enterado de la cita a declarar por investigado del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo Batlle, por el ‘caso Grúas”, cuyos hechos corresponden a su época de concejal y posterior alcalde sucesor de Ana Oramas en La Laguna. El 15 de marzo es la fecha señalada por el Juzgado de Instrucción de la Ciudad de Aguere.

Ambos, la Oramas y su delfín Clavijo, pésimos gestores, tan críticos aquí y en Madrid con Podemos y sus confluencias, deberían tomar nota de cómo se han gestionado las ‘ciudades del cambio’, eliminando deudas anteriores y mejorando la vida de la ciudadanía, mientras La Laguna sigue arrastrando la mayor deuda de su historia, por su nefasta gestión.

Este asunto judicial vino precedido de intentos de denominarlo “caso político”, de parapetarse tras el aforamiento, de culpar a la Fiscalía, de comparecer a petición propia en el Parlamento, de algún favor debido por parte del TSJC, y al final, no ha podido ser: hay que acudir ante la justicia, con los tiempos y formas que ésta disponga. 

Mi más absoluto respeto a la presunción de inocencia de cualquier ciudadano y a la actuación de algunos jueces. Sin embargo, no me resisto a apostillar que los mismos que niegan la condición de “presos políticos” a los del anterior Gobierno catalán, reclamen para su situación la de “juicio político”, cuando de lo que hablamos es de una acusación de la fiscalía por “delitos de prevaricación y malversación”. Ni chiquita diferencia, que diría un amigo.

El historiador romano Plutarco nos cuenta cómo se dirigía el emperador Julio César, aquella mañana del 15 de marzo del año 44 antes de nuestra Era, y en el camino se encontró con un vidente, que ya lo había advertido sobre que algo terrible le iba a suceder ese 15 de marzo. Julio César, sonriente, le dijo  “Los idus de marzo ya han llegado”; a lo que el vidente contestó compasivamente: “Sí, pero aún no han acabado”. Y aquel día, murió asesinado y en en el Imperio Romano se asistió a un cambio de ciclo. 

Recordemos la importancia de esta fecha en el calendario romano, pues coincidía con la primera luna llena del año nuevo, con los augurios de que iban a ocurrir cosas nuevas y buenas. 

En algún momento, se asoció incluso al chivo expiatorio. Y hasta Shakespeare, en su obra Julio César  (1599), afirmaba: “¡Cuídate de los idus de marzo!” 

Esta situación, a dos escasos meses de que termine la IX Legislatura en el Archipiélago y,después de 27 años ininterrumpidos de gobiernos presididos por CC (Manuel Hermoso, Román Rodríguez, Adán Martín, Paulino Rivero y Fernando Clavijo), la convierte en excepcional.

Por primera vez un presidente en activo, y a la sazón candidato electoral a la presidencia por CC-PNC, tiene que acudir como imputado ante los tribunales de justicia, y sin derecho al aforamiento.

Esto debiera presentar un dilema para su partido, para su persona y para sus incondicionales apoyos parlamentarios.

CC-PNC tendrá que explicar ante la sociedad canaria qué va a hacer con su candidato imputado: ¿lo va a mantener a toda costa?, ¿qué explicaciones nos va a dar a la sociedad canaria?, ¿dónde fija CC los límites de la ética y las responsabilidades?

Los apoyos incondicionales del Gobierno en minoría de CC, Asier Antona del corrupto PP; y Casimiro Curbelo con su ASG; han ligado hasta ahora sus destinos a CC; pero.. ¿están dispuestos a formar parte de este naufragio?

A Curbelo le hemos oído hablar de “normalizar la situación” (son muchos los favores recibidos durante la presente legislatura), mientras que Antona acude a la gastronomía y habla de “que no es plato de buen gusto acudir investigado a la elecciones”. Otros parecen mantenerse en la tibieza.

Y finalmente, el propio presidente deberá tomar una determinación. Ante una situación de extrema gravedad, como es tener que acudir como imputado ante los tribunales, su dilema consiste en presentar la dimisión o someterse a una cuestión de confianza. No parece que haya otra salida razonable a esta delicada situación.

Una vez más, los idus de marzo parece que nos traen buenos augurios.

Yo quisiera interpretarlos como que estamos asistiendo a un fin de ciclo, a un final de régimen: el de Coalición Canaria en muchas de las instituciones canarias.

Tic-tac, se está acabando el sentido patrimonial con que han ejercido la política. Tic-tac, se están acabando las redes clientelares que durante tres décadas han tejido en la sociedad canaria. Tic-tac, se aproxima el final de políticas de favores frente a las políticas de derechos y de transparencia, que nos merecemos la ciudadanía canaria.

Se avecina una nueva época, llena de esperanzas. Y mis mejores deseos personales para el Sr. Clavijo ante este duro trance.

 

 

Jorge DortaJorge Dorta

Todos hemos visto en las redes sociales la pregunta ¿Hay algo más tonto que un obrero de derechas? Pues la respuesta es muy sencilla; Si, un obrero que esté contra el libremercado y a favor de la inmigración.

Y como generalmente la izquierda está en contra del libremercado y a favor de la inmigración yo no se si es más tonto el obrero que vota a la derecha o el que hace la pregunta.

No estoy diciendo que los obreros tengan que ser de derechas, sino que el despiste de la izquierda es monumental.. oyeron campanas pero no saben donde...

El mayor enemigo del libre mercado no es un hippie con una parcanta antisistema, como cree la mayoría, sino un abogado lobbista, con chaqueta y corbata y maletín, trabajando para las grandes multinacionales.

A los empresarios no les gusta la competencia que trae el libremercado por tres razones fundamentales; primero porque ejerce una presión a la baja en los precios beneficiando al consumidor, segundo porque ejerce una presión al alza en los salarios favoreciendo al trabajador, y tercero porque el éxito alcanzado, en un libre mercado viene sin garantía de permanencia, es decir cualquiera mañana puede inventar algo y ser más competitivo que tu sacándote del negocio.

No te tienes que ir muy lejos, el ejemplo lo tienes en los empresarios canarios, una panda de incompetentes viviendo de las subvenciones y el cabildeo político. Moros con corbata, como despreciativamente los llamaban los militares españoles en el Sáhara.

Con respecto a la inmigración, tampoco te tienes que ir muy lejos para entender su efecto. Canarias es líder en creación de empleo y en paro al mismo tiempo. ¿Como se come eso? Pues nada, los puestos de trabajo se crean para el de fuera. No hay que ser muy listo, es de clase elemental de introducción en economía; cuando aumenta la oferta de un bien (trabajo) disminuye su precio (salario). No hay más.

De hecho la situación en Canarias y en España - de falta de natalidad y traerse a inmigrantes - me recordó algo que leí sobre la esclavitud en Cuba. Allí, en la Cuba del siglo XIX, los hacendados españoles jamás adoptaron la llamada "solución virginiana" (es decir la reproducción de los esclavos para tener más esclavos como en USA) puesto que no les era tan rentable como reventar a los esclavos de trabajo hasta el agotamiento y luego comprar otro. Por eso apenas había mujeres negras en las plantaciones cubanas. Las negras se compraban para concubinas o como sirvientas.

Los hacendados españoles ya habían explicado espléndidamente en 1810 sus motivos a las Cortes de Cádiz: "la esclava preñada y parida es inútil muchos meses, y en este largo periodo de inacción su alimento debe ser mayor y de mejor calidad. Esta privación de trabajo y aumento de costo en la madre, sale del bolsillo del amo (...) todo forma un desembolso de tanta consideración (...) que el negro que ha nacido en casa ha costado más que el que de igual edad se compra aquí en pública feria"

Pues con el pueblo español pasa lo mismo.. los explotamos con salarios de miseria y los reemplazamos por inmigrantes que no hemos tenido que mantener cuando se tercie.

Lo irónico de todo esto es que en un mercado competitivo eso no lo podrían hacer porque para competir hace falta reclutar (y pagar) el talento. Eso solo se puede hacer en un mercado protegido que permite sobrevivir a modelos de negocio obsoletos y de poco valor añadido que solo pueden incrementar su ganancia explotando al trabajador.

Lo irónico de todo esto es que en base a unos principios "humanistas" de solidaridad con los inmigrantes se han cargado el principio liberal de contrato social, es decir del compromiso que debiera tener el gobernante con el pueblo al que gobierna..... pero ellos son así de estupendos y van a salvar el mundo y traernos a todos un nuevo paraíso de igualdad, ya sabes.... ¡Ay, que seria de la élite sin el apoyo inconsciente de los tontos útiles!

En fin, ¿hay algo más tonto que un obrero de derechas? Si, ... el que lo pregunta... y esa es la tragedia en todo esto, que los que mandan son unos sinvergüenzas y los que están contra los que mandan unos ignorantes...

Chema Hernandez AguiarChema Hernández Aguiar

Relatan los historiadores que aquellos que padecían enfermedades mentales gozaban de libertad en la antigüedad, para algunas civilizaciones eran personas elegidas, comunicadas con el más allá. Ya muy avanzada la Edad Media aparecieron los primeros manicomios, en manos religiosos que, siguiendo un evangelio muy particular, los podrán en cautividad, alejados del resto de los ciudadanos, en condiciones penosas de reclusión. A estos centros se les conocería como Hospitales de Inocentes.

En Canarias, la política no es un Hospital de Inocentes, sino de Culpables. Ciertamente los enfermos psíquicos se sientan en bancadas y sillones, de ayuntamientos, cabildos, despachos del gobierno y parlamentos, también en los medios de comunicación del régimen, y los que no se sientan, se postulan para alguna banqueta cerca del sillón.

Erich Fromm establecía varios tipos necesidades que determinan el grado de salud mental del hombre. Dos de ellas: necesidades de arraigo e identidad contribuyen de forma relevante al estado de salud mental. Tengo la certeza de que a la dirigencia política desde que los separaron de sus madres no encuentran ni arraigo, ni identidad, aunque siempre hay alguna excepción.

Hace unos días me narraban como una periodista que forma parte de la claqué de CC, en un relato sin igual de las desavenencias con Pedro Sánchez, acudió para argumentar a la colonización del archipiélago y, en una perla de la esquizofrenia colonial, dijo: ¨los conquistadores nacionales”, en pocas palabras fuimos colonizados por nosotros mismos, una auténtica genialidad.

Si al mismo tiempo se observan los devaneos de Podemos, ora somos colonia, ora no lo somos, días república española, días tenemos derecho a decidir, casi convendremos que es algo así como un coito interruptus con la cuestión canaria, una especie de pequeños momentos de lucidez entre tanto disparate.

Bueno, lo de las fuerzas autodenominadas nacionalistas qué decir, no son enfermos, son maníacos obsesivos del poder, también los demás, pero estos se hacen el muerto para hacerse la autoautopsia. Sus cambios de personalidad son muy ágiles, en minutos son españoles, son periféricos, tricontinentales, europeos, el mejor pueblo de España, canarios y maltratados, versean con timidez lo de trato colonial, son defensores de la unidad e integridad de España, africanistas de pro, etc...

Sus fichajes políticos son de lo más selectivos, vale cualquiera con un puñado de voto y allí andan, quitándose unos a otros delanteros cojos.

Qué decir de cierta izquierda, estos se aparean a ratos, cada cuatro años alternan ir en plataformas netamente soberanistas o compartir candidaturas con republicanos españoles, sacar la independencia de paseo o esconderla y hablar de autodeterminación.

Y las organizaciones empresariales, estos sí que están enfermos, terminales de avaricia, de codicia, miserables de oficio, así que se reclaman como canarios y explotan como colonizadores, demandan fueros y prebendas atendiendo a nuestro status colonial y son los alcaides de España en Canarias, son canarios para poner la mano a cuenta de todos y declarados entusiastas españoles de besamano real, eso sí al menos para 300 la patria es un paraíso fiscal.

Y la derecha, los personajes de derecha en Canarias los ves esta semana bajo un fondo de banderas españolas, insularistas y otro de coqueteo con las sietes estrellas. Y qué me digan que la sociedad canaria está enferma, los que están enfermo son los que tienen la responsabilidad delegada de una sociedad mejor, más justa y solidaria, una Canarias soberana, una nación de verdad y no una mala y enfermiza opereta de tres al cuarto.

Lo dicho, ni tienen arraigo, ni tienen identidad.

En África, febrero del año de la Esperanza.

Wladimiro RodríguezWLADIMIRO RODRIGUEZ BRITO

En la historia de las Islas, el monte fue un complemento económico de la población. En las cinco islas occidentales funcionó una relación vertical, en la que las zonas costeras y las medianías demandaban productos forestales, pero también las tierras más fértiles que ocupaba el monte. Teníamos un equilibrio inestable, monte y tierras para cultivar, el topónimo rosas se repite en Canarias, de rozar con "z", de la dura lucha entre el hacha y la azada, que no siempre fueron complementarias, como ocurrió en muchos puntos de las medianías, sobre todo en Gran Canaria, y en otros puntos de las Islas en las que se privatizaron los montes. Leamos la creación de los municipios y los montes, así por ejemplo, en La Palma todos los municipios tenían monte, excepto Tazacorte. En Tenerife, quedaron huérfanos de monte Arona, San Miguel y el Puerto de la Cruz. En Gran Canaria, en las medianías húmedas se impuso el hambre de tierra para cultivar los surcos y el pastoreo. Se impusieron sobre un mayor equilibrio socioambiental.

Los montes y el medio ambiente. Los montes hoy: contemplación sin actividad económica, 135.000 hectáreas, supuestamente protegidas, con apenas operarios, cargadas de visitantes urbanos con poco presupuesto, con profesionales más preocupados por los incendios en los veranos, sin apenas gestión de la selvicultura -bosques cargados de combustible, leñas muertas, altas densidades de plantas, pinos como plantaciones de lechugas, sin entresacas, pinocha, maleza, matorrales en zonas de antaño de cultivo, pastoreo ahora en crisis agroganadera-. De madera y de leña apenas tenemos demanda, el abono orgánico cae en picado, dada la perdida de la actividad agraria y la comodidad con los abonos químicos.

La burocratización de la actividad forestal, con lamentables cortacircuitos urbanos, tiempo, papeles,. Los corta la matarrasa o entresaca, la lectura de las distintas categorías limitaciones poco entendibles, por el distanciamiento entre la actividad forestal y la administración de protección -inclinación del terreno, supuestas plantas más protegidas, los viñátigos, los laureles-, el resto de los montes en terrenos de uso agrario hace unos años, ha vuelto al cultivo la lectura urbana del monte. Separar la actividad forestal de los problemas de cada día, cortar, hacer carbonera, limpieza de la broza, grueso de los arboles, transporte de los materiales, periodos para realizar las actividades. Las relaciones entre empresas y administración, o no son fluidas, o están cortocircuitadas, las multas son una referencia en muchos casos, leyenda o realidad de los damnificados.

Hemos de superar la mala prensa entre los gestores del monte y los agricultores, ganaderos y las empresas forestales. No es entendible que tengamos multas que hacen inviable la solvencia de las empresas forestales en nuestros montes, que en Garafía, Barlovento y otros municipios, en los que el monte ahoga las zonas habitadas, tengamos enfrentamiento permanente entre administración y los que realizan la tan necesaria actividad forestal, hoy en entredicho. Hemos de mejorar las relaciones entre la administración y los afectados por los usos del monte. Los ayuntamientos se han de dotar de un equipo humano que vele por mejorar las relaciones entre ambas partes, que fomente una actividad básica en la necesaria mejora entre la explotación del monte, su conservación, la lucha contra los incendios, con la labor de prevención y toda una cultura de ocio y contemplación del monte (senderos, áreas recreativas o educación ambiental, etc.).

Los cuidados del monte nos corresponden a todos, no es buena la actual situación jerarquizada, muy burocratizada, en la que hemos distanciado los usos tradicionales de los administradores, con un gran número que nos separa y aleja. La gestión del monte y la lucha contra el fuego.

La cultura urbana dominante requiere muchos aliados para cuidar y defender nuestros montes con costes aceptables. No olvidemos que tenemos un 20% de superficie de las Islas como espacio forestal, que en La Palma es más de un 50%, es decir, más de 30.000 hectáreas. Hemos de mejorar las plantillas humanas y cuidar las relaciones entre administración y territorio. El actual sistema de sanciones debilita y empobrece la gestión del monte y la naturaleza. La rentabilidad social del monte es muy superior a la rentabilidad económica, pero ambas son importantes.

La buena gestión del monte la hemos de asociar con una economía ambiental que dignifique una agricultura más sostenible, más armónica con el medio. Se están dando pasos positivos en la alimentación local, con alimentos sin agroquímicos, in-cluso en el principal cultivo de exportación, con más de cuatro millones de kilos de plátanos ecológicos en La Palma.

La mejora de las relaciones entre administración y administrados está en nuestras manos, la gestión del monte con cultura de prevención demanda una mayor participación de los vecinos en la gestión de los montes. Las multas y las sanciones deben reducirse al mínimo, es necesario el dialogo, tendamos puentes, es compatible la gestión del monte y del medioambiente, las actividades forestales son básicas.

Demandamos una política tolerante con los usuarios del monte, los campesinos y los usos tradicionales, que son básicos para un futuro más sostenible. No olvidemos que la prevención es básica en la lucha contra el fuego, y ello requiere retirar combustible de los montes.

*Exconsejero de medio ambiente del Cabildo de Tenerife

Francisco Javier 2007

 Francisco Javier González

 
 
 
El derecho de autodeterminación, un derecho humano fundamental - por Francisco Javier González *

La Asamblea Nacional Francesa, al aprobar el 26 de agosto de 1789 la “Declaración de los Derechos del Hombre y de los Ciudadanos”asestó un golpe de muerte al oscurantismo monárquico del Antiguo Régimen con la idea de que todo hombre, por el mero hecho de serlo, es sujeto de derechos que le son inherentes, sean cuales sean sus condiciones personales o de cuál sea su grado de desarrollo y civilización.

 El Art. 1º afirma que “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales solo pueden fundarse en la utilidad común”, en el Art. 2º, al lado de los derechos a la libertad, propiedad y seguridad, coloca el derecho a la resistencia a la opresión”  y en el 3º afirma que “el principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación”. Esta histórica declaración, que en su época podría parecer una utopía de los revolucionarios franceses, fue el fundamento de los actuales Derechos del Hombre que forman parte del Derecho positivo internacional, aunque para las monarquías que subsisten, como la española, eso que afirma categóricamente el Art. 1º sigue siendo pura aspiración utópica. Tampoco el Art 2º, que dota a los hombres del derecho a resistir a la opresión merece el respeto de tribunales venales, como demuestra el juicio del Supremo español a los que sufrieron la represión de las fuerzas del orden -¡qué ironía de nombre!- cuando trataban de ejercer su derecho a autodeterminarse en el Referéndum catalán del 1º de octubre.

Los Derechos Humanos se distinguen de otros derechos por su validez universal  y, en que por su naturaleza, al ser inherentes al mismo hombre solo por el hecho de serlo, no necesitan ser aprobados por ninguna instancia política ni verse reflejados en ninguna Ley o Constitución, porque como con vigorosa frase recoge el Art. 1 de la Declaración Universal, “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Otra cosa es que, por una u otra causa, sean negados o conculcados por autoridades o gobiernos indignos.

De todos los Derechos Humanos que recoge la Declaración Universal hay unos que responden a exigencias absolutas de la ley natural, como el derecho a la vida o a la libertad de conciencia. Entre esos derechos de carácter fundamental, las Naciones Unidas han considerado al Derecho a la Autodeterminación de los Pueblos y, como prueba objetiva de ese carácter fundamental, resalta el lugar preeminente en que lo coloca en los textos jurídicos que lo amparan y le confieren rango de Derecho Internacional positivo para los Estados signatarios de la Declaración. Así, en los dos Pactos de Derechos Humanos que la ONU ha redactado y los Estados – el español incluido-  han suscrito figura, previo amplio y prolongado debate, como Artículo Primero y único de la Parte I, el texto reservado íntegramente para la Autodeterminación de los Pueblos.

En efecto: ya la VI Asamblea General de la ONU, por la resolución 545 de 5 de febrero de 1952 obligó a la “inserción en el Pacto o los Pactos Internacionales relativos a los Derechos del Hombre de un artículo sobre el derecho de los pueblos a disponer por sí mismos”  y, en consecuencia, los Pactos Internacionales sobre los Derechos del Hombre adoptados en la VII Asamblea (16-12-1966) se encabezan con la Parte I, Art. 1º que reza: “Todos los pueblos tienen el derecho a disponer por sí mismos. En virtud de este derecho determinarán libremente su régimen político y asegurarán libremente su desarrollo económico, social y cultural”.

A partir de 1976 en que se logró la adhesión de la mayoría de los Estados constituyentes de las N.U, incluido el español, y de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, los susodichos Pactos entran en vigor, por lo que, a partir de ese momento, el Derecho a la Autodeterminación de las Naciones se convierte en Derecho Internacional positivo como un Derecho Humano fundamental que tienen las comunidades humanas que posean las características sociológicas de pueblo y que, como tales, se mantienen integradas, ocupando tradicionalmente un territorio determinado y diferenciadas de las demás.

Estas condiciones  -con exceso y otras muchas más- en el actual Estado Español las cumplen varios de los pueblos diferenciados que lo integran, como Catalunya, Euzkadi, Galicia… por lo que España, signataria de los Pactos que recogen y amparan este derecho, estaría obligada a su cumplimiento, facilitándoles, como pueblos constituidos y diferenciados, el ejercicio a la Autodeterminación. Es evidente, y los recientes sucesos catalanes lo acreditan, que no es la voluntad española el cumplir sus compromisos por lo que, por parte de esas sociedades, se debe hacer todo lo posible para obligarla a reconocer ese Derecho que les asiste: el de la creación de su propio Estado. He de decir que Catalunya en ese aspecto está dando una lección de dignidad y valor que podemos seguir diariamente a través de las declaraciones de los presos políticos en el Tribunal Supremo español y de la propia prensa catalana no apesebrada ni sumisa.

No es ese nuestro caso. Canarias, un territorio archipielágico norteafricano, incorporado a ese Estado Español, como otros territorios extraeuropeos hoy Estados constituidos, tras una guerra de invasión y conquista que duró prácticamente un siglo fue sometido posteriormente a un proceso de colonización alienante, expoliador y etnocida. Para nosotros la Autodeterminación es, simplemente, la DESCOLONIZACIÓN. Nos atañe de lleno la Resolución 1514 de la ONU sobre la “Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales” de 14 de diciembre de 1960 (Carta Magna de la Descolonización) que comienza:

Punto 1. La sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una negación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundiales.

Punto 2. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.

También la Resolución 2625 (XXV Asamblea General) de 24 de octubre de 1970, “Declaración sobre los Principios de Derecho Internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas”, en su apartado b) obliga a los Estados miembros a “poner fin rápidamente al colonialismo, teniendo debidamente en cuenta la voluntad libremente expresada de los pueblos a la subyugación de que se trate; y teniendo presente que el sometimiento de los pueblos a la subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una violación del principio, así como una denegación de los derechos humanos fundamentales, y es contraria a la Carta de las Naciones Unidas.”

En la misma Resolución 2625 se especifica que:  “El territorio de una colonia u otro territorio no autónomo tiene, en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, una condición jurídica distinta y separada de la del territorio del Estado que lo administra, y esa condición jurídica distinta y separada conforme a la Carta existirá hasta que el pueblo de la colonia o territorio no autónomo haya ejercido su derecho de libre determinación de conformidad con la Carta y, en particular, con sus propósitos y principios.”

La clave pues para la descolonización pasa por entender que Canarias es, de facto, un “Territorio No Autónomo” cuestión que el Estado Español se niega a admitir como tampoco lo hizo con otras colonias africanas (Ifni, Sahara Occidental, Guinea Ecuatorial) a las que declaró “Provincias” españolas hasta que la realidad se impuso sobre las apetencias metropolitanas.

El organismo encargado en el seno de la ONU de examinar y garantizar cualquier proceso descolonizador es el Comité Especial de los 24 y, nuestro objetivo al respecto, debe ser lograr construir una mayoría social independentista que sea capaz de llevar a ese Comité la petición de declaración como Territorio No Autónomo del Archipiélago Canario. Para ello es necesario fortalecer la naciente unidad política soberanista y dotarla de las imprescindibles herramientas de comunicación y explicación que logre derribar las falsas ideas que siglos de dominación colonial han logrado implantar en nuestro pueblo, alienado e ignorantado hasta, como decía Secundino Delgado, creer ser lo que no somos y amar a quién nos oprime.

Claro está que tenemos que empezar por descolonizar nuestras propias mentes y eso es un acto de cultura.

Francisco Javier González

Canarias, Noroeste de África, febrero de 2019.

             

thumbnail

 

 

Sin titulo

 

 

el roto y memoria historica