Jorge Dorta 2Jorge Dorta

 

El Gran Wyoming en su programa El Intermedio estuvo analizando que Comunidades Autónomas son una nación y cuales no. Para Wyoming de las 17 Comunidades Autónomas del Estado español la única que no es nación es Canarias. La verdad es que no me extraña que Wyoming piense así, estoy casi seguro de que se habrá encontrado a Ana Oramas, la diputada de Coalición Canaria, por Madrid y de ahí su absoluto convencimiento de que Canarias conserva la esencia más pura del españolismo.

Wyoming dijo textualmente "España tiene 17 Comunidades autónomas de las que cuales 16 son nación. La única que mantiene la esencia de una España unida es Canarias. Canarias es el corazón de la piel de toro, son la última resistencia, los vigilantes del muro, si en el siglo XV Isabel de Castilla y Fernando de Aragón unieron España, en el XXI la unirán Caco Senante y Amor de Gran Hermano".

La verdad es que no le falta razón. En Canarias se conserva la esencia de lo que es ser español, es una sociedad basada en el privilegio, en los apellidos ilustres, en la corrupción y en el desprecio a la democracia y a los derechos de los ciudadanos. Es una sociedad llena de privilegios económicos a través del REF, de privilegios políticos a través de una ley electoral fraudulenta, y de privilegios étnicos en los tribunales (para el colono). 

En que otra parte del mundo un español puede sentir eso tan español de prepotencia y complejo de superioridad como en Canarias,... ¡en ninguna parte!. En Canarias puede ser godo, puede tener ese impulso de conquistador, puede hacer lo que le de la gana sabiendo que el nativo doblegado no se defenderá. Puede pasarse por el arco del triunfo el derecho internacional como antaño. Puede ser un privilegiado ilegitimo para esconder su propia mediocridad. 

En que otro lugar de España el español puede explotar tanto al trabajador como en Canarias que son los que menos cobran, los que menores pensiones tienen y los que más horas trabajan de todo el Estado español. Y, ¿en dónde en España quedan reminiscencias del Comercio de Flotas y de la Casa de Contratación de Indias?  ....¡¡¡¡En Canarias!!!  el Régimen Económico Fiscal y el estatuto ultraperiférico es lo más parecido que queda en España de ese régimen basado en el mercantilismo y el intervencionismo estatal que aseguraba el privilegio para unos pocos.

Wyoming tiene toda la razón, donde un español puede ser realmente español es en Canarias.

En cuanto al amor de los canarios por España, a cualquiera le podría parecer el amor tóxico de la víctima de violencia de género por su maltratador, pero estoy seguro de que si Wyoming se encontró a Ana Oramas, la diputada de Coalición Canaria por Madrid, esta lo habrá convencido de que su amor por España, por la monarquia española, por la bandera, por el ejército español y por la Iglesia española era profundo y sincero, que le salia desde lo más profundo de su alma

En cuanto al concepto de nación, Wyoming usó la definición de la RAE que define nación "como el conjunto de personas de un mismo origen, idioma y tradición". Aquí Wyoming vuelve a acertar al dejar a Canarias fuera del concepto nación. Tal es el flujo de colonos y extranjeros que nos han metido en los últimos años que es difícil encontrarse a un majorero en Fuerteventura o a un lanzaroteño en Lanzarote. Te encuentras de todo, españoles, italianos, chinos, alemanes, sudamericanos, etc.... pero los nativos cada vez es más difícil verlos. La forma más segura de verlos es yendo a un hotel y preguntando por las camareras de pisos. 

Así que es cierto que en la gente en Canarias ya no tiene un mismo origen. También es cierto que ya no tienen una tradición. Después de cuatro décadas de gobierno de Coalición Canaria, esta ha conseguido destruirla y reducir lo canario al folclorismo de romería y timple y la autoimagen a la vulgaridad y el mal gusto de "En clave de Ja". En cuanto al idioma imagino que pensará que no hablamos un dialecto con contribuciones del portugués, anglicismos, guanchismos, etc... sino que simplemente no sabemos hablar bien el español.

La genialidad de Coalición Canaria ha sido disfrazar de nacionalismo lo que en realidad es el pacto colonial porque Canarias, más que una nación es una colonia, la colonia más antigua del mundo.

Francisco Javier Gonzalez 1990Francísco Javier González

 

<<Recordando la historia de la UD Las Palmas, hoy pisoteada por el sátrapa, corrupto y corruptor Miguel Ángel Ramírez>>.

 

Recuerdo las pintadas que, por el año 1962, noche si y noche también, decoraban Las Palmas desde San José a La Isleta y, cómo no, la famosa del Estadio Insular, que llevó a cabo el grupo de Arenales de CANARIAS LIBRE que encabezaba Armando León. Fue la noche del 28 de marzo, víspera del partido del equipo juvenil amarillo con la Selección Andaluza. Todo el Insular quedó pintado, sillones, puertas, postes.... todo –salvo el césped- con consignas tan claras como “Canario, elige tu godo”. En el palco del gobernador civil español, Avendaño Porrúa, apareció “Canarios, sí, pero sin jaula” y el mismo alcalde José Ramírez –que nada tiene que ver con el sátrapa Miguel Ángel- se llevo, involuntariamente impreso en su chaqueta, claras y blanquísimas, las siglas C.L.

La gente ya venía enfoguetada después de los incidentes del 4 de marzo porque la afición consideró que un arbitraje, españolista total, frente al Córdoba, privó a la Unión Deportiva del ascenso a primera división. En ese momento se llegó a meter mano a la salida del Estadio al coche del gobernador español. Así, cuando solo tres semanas después, viene la selección andaluza con el ministro fascista Solís Ruiz al frente y, lanzada con lo de las pintadas, la gente se hizo con la calle. El coche del gobernador recibió un fuerte tenicazo a la salida del Estadio y la policía española, dirigida desde Madrid por el funesto Conesa, temiendo un auge independentista, en respuesta, realizó detenciones a porrillo. Fernando Sagaseta, que ni participó ni apoyó la acción del Estadio porque, a su juicio, rezumaba “chovinismo y racismo” fue detenido y, con él, además de Armando León, Andrés Alvarado, Manuel Bello, los hermanos Arturo y Jesús Cantero, Manuel Vizcaíno, Luis Alsó, Manuel Glez Barrera y un militante giboso al que todos protegieron hasta lograr que lo sacaran del brutal consejo de guerra a que sometieron a los detenidos.

A los diez días justo de las pintadas, el Tribunal Militar, presidido por el teniente coronel Talavera de Ingenieros de Tenerife, condenó a Sagaseta, que había declarado que él era el único responsable, a 8 años y un día en el penal de Burgos, a Armando León, Andrés Alvarado y a Arturo Cantero a 4 años en el de Cáceres; a Luis Alsó a dos años en la prisión de Las Palmas en Barranco Seco y a Manuel Vizcaíno, Manuel Reyes y Jesús Cantero a 6 meses también en Las Palmas.

El golpe a la entonces aún naciente izquierda nacional canaria fue muy duro pero no acabó con las ideas ni con las actuaciones de los miembros de Canarias Libre, ni con la incipiente organización de los trabajadores canarios con el apoyo de los bufetes laborales de Sagaseta y Látigo Negro en Las Palmas y Antonio Cubillo en Santa Cruz. El silencio que guardaron los ya detenidos logró evitar nuevas detenciones, protegiendo de esa forma a los numerosos militantes del barrio de Arenales y del Risco de San Nicolás.

Hoy, algo más de medio siglo después, un oscuro personaje de la nueva burguesía corrupta isleña, nacida al calor de fascismo español, MIGUEL ÁNGEL RAMÍREZ ALONSO, que por sus “méritos” al servicio del Estado Español tiene el, para mí como colonizado, dudoso honor de ser Legionario de Honor, Mención de Honor Policial, Medalla al Mérito Militar y no sé cuantas menciones más, que ha heredado la presidencia de la U.D. tal vez como recuerdo de otro “caballero” parecido, Eufemiano Fuentes es un auténtico “self-made man” nacido a la sombra de Ángel Luis Tadeo, del que empezó como chofer y guardaespaldas, pero que ha superado a su mentor, sobre todo en cuanto a trapacería y manejos sucios.

Apoyo incondicional del PP y del truhanerismo de Rajoy y sus adláteres al “Angelito” se le conocen, al menos, sendas “donaciones” al PP de 50.000 euros a través de su empresa “Gestiones y Asesoramientos 3000 S.L.” y otros100.000 euros –límite legal- por su empresa “Seguridad Integral Canaria”, que hay que recordar que la viuda del que fue su socio lo llevó al juzgado por robarle su parte y, tras un arreglo económico sustancioso, accedió a retirar la querella. Hoy el Grupo Ralons –iniciales de sus apellidos- está extendido mucho más allá de la seguridad. Abarca limpieza, servicios, residuos, lavanderías, guarderías, polideportivos....

Todo ello –lo “legal” y conocido- por “puro altruismo político”, aunque eso parece chocar con el hecho de que su empresa de seguridad integral –hoy ya no solo en la colonia, en España y en América, sino que ha llegado a Cabo Verde- haya obtenido de los gobiernos del PP los contratos de seguridad de la Tesorería General de la Seguridad Social española, del Ministerio de Defensa -¡toma ya, defender a Defensa!- del Metro de Madrid, de AENA para Torrejón y Paracuellos, de la Delegación del Gobierno de Madrid, de los Juzgados de Las Palmas. También ese “altruismo político” le ha valido el indulto del gobierno Rajoy a una condena de 3 años y un día por su esmanche urbanístico en su finca de La Milagrosa en Las Palmas (Pino Santo) espacio protegido, lo que le permite no ingresar a la cárcel y seguir disfrutando de su “casita” en Miami, su Porsche en Madrid y su BMW en Las Palmas –cuya concesión inauguró con su íntimo amigo y coleguilla de andanzas, J.M.Soria.

Este pajarraco que ahora preside la Unión Deportiva es una auténtica hiena depredadora de la clase obrera canaria. Ya en 2004 el responsable de USO en Canarias presentó ante la Agencia Tributaria varias denuncias contra él por fraude en las dietas de los trabajadores. El mismo J.A. Díaz relata que: . “Me llamó a su despacho, estuvo muy cordial. Me ofreció irme a trabajar con él triplicándome el sueldo. Es un encantador de serpientes”. Salió bien librado el caballerete con solo una multa de 600.000 euros, aunque, a día de hoy, sus casi 7.000 empleados cobran, aplicando un convenio ilegal, en general, solo el 50% de lo que les correspondería.

Lo nefasto del personaje nos lo muestra la querella en 2011 del juzgado de Granadilla contra él y contra el jefe de seguridad de AENA en el aeropuerto Tenerife Sur. Este último “caballero” alteraba los documentos de los servicios, aumentando falsamente el número de vigilantes y de horas invertidas en todos los turnos, hinchando fraudulenta y considerablemente las facturas que cobraba el Servicio Integral Canario del “caballero” Ramírez. La intención dolosa de Ramírez la explicita bien clara el auto de imputación: “El móvil defraudatorio del señor Ramírez lo encontramos en el hecho de que la operación se ejecuta para tratar de obtener una serie de plusvalías que permitiesen hacer rentable los servicios prestados por su empresa en el aeropuerto” Resultado previsible: El Jefe de Seguridad de AENA en Tenerife Sur se compró –como acreditaban los autos- un Mercedes y un yate con amarre y el berringallo del Presidente de la U.D. se agenció unos milloncejos más a nuestra costa. El caso sigue perdido por los juzgados tinerfeños como otras muchas denuncias más.
.
El PP si paga los servicios prestados. Ahora el capo Ramírez ha hecho méritos para cobrar nuevos intereses. Este caballero de fortuna, que con la ayuda de su coleguilla J.M.Soria intentaron impedir que en el Estadio se enseñara la bandera nacional canaria con sus siete estrellas verdes, nos ha involucrado a todos los aficionados en su particular campaña españolera.

Hoy, en el 1 O catalán, el berringallo Ramírez ha obligado a los jugadores a usar una camiseta con una banderita española bordada y la fecha del 01-10-2017, camiseta que subrepticiamente y de tapadillo confeccionaron el sábado. Pidieron a la Federación Española de Fútbol autorización para su uso, que esta se apresuró a dar cuando había denegado al Girona el uso de la senyera, y sin que siquiera los jugadores lo supieran se plantaron con ellas en Barcelona. Según el comunicado oficial del club amarillo, copio textualmente
“Hoy, lo que hacemos es muy simple. Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España. Lo hacemos desde la autoridad moral que le quieran conceder a la región más lejana de la capital de este reino”
“Decidimos bordar en nuestra camiseta una pequeña bandera española y la fecha de hoy, 1 de octubre de 2017. Por muy lejos que esté el Estadio Gran Canaria, nunca hemos sentido la menor tentación de formar parte de un país que no sea este. Y por muy compleja que sea la situación, siempre confiaremos en saber simplificarla para entenderla mejor y encontrar soluciones”.

Presidente y Junta Directiva son muy dueños de tener su propia idea pero no de extrapolarla al conjunto de la afición y mucho menos al conjunto de la población canaria. Ni siquiera el Barça que “es més que un Club” ha llegado hasta esa posición. Se ha limitado a afirmar que apoyan la libertad de decidir. Estos rastreros colonizados tienen que ir más allá y mostrar su sumisión. En manos de la afición está el demostrarle que no estamos en su mismo lado en esta batalla. El próximo domingo hay la ocasión para que el Estadio les muestre su repulsa.

ReneRené Behoteguy Chávez
 
 

1. Catalunya la indómita

El 19  de julio de 1936 los obreros y obreras de Barcelona, con las armas en la mano y el corazón  rebosante de dignidad y amor por la libertad, derrotaron la insurrección fascista e iniciaron uno de  los proceso revolucionario más apasionantes del siglo XX,  sustituyendo en la práctica al poder establecido por el Comité Central de Milicias Antifascistas de Catalunya liderizado por la CNT pero con participación de todas las fuerzas antifascistas y que inicio un proceso de colectivización de la producción en las principales industrias de la ciudad, iniciaron también la creación de milicias populares que marcharon expandiendo la revolución con la colectivización de las tierras rumbo al Frente de Aragón en la lógica, de llevar al mismo tiempo la guerra contra los franquistas y la revolución social.

Todos y todas sabemos el dramático final de la revolución catalana, y que si bien, en cierta medida contribuyeron a su derrota las divergencias internas entre las fuerzas revolucionarias, es evidente que fue la vota fascista de Franco que con apoyo de Hitler y Mussolini derrotó a la II República y con ella a las fuerzas revolucionarias catalanas.

La épica de la revolución catalana, permite observar algunas características fundamentales  del diferencial histórico de Catalunya respecto al estado español que son útiles para entender lo que sucede hoy en la nación catalana. Un primer punto es el entrelazamiento entre planteamientos soberanistas y de autodeterminación con el deseo de construirse como una sociedad basada en la justicia social,  otro aspecto fundamental es la enorme capacidad del movimiento popular de base en Catalunya para desbordar lo político institucional y marcarle  la hoja de ruta llevándolo a posiciones de ruptura. Finalmente podemos observar también el enorme miedo que esta potencia creadora  genera en las élites económicas y políticas que no dudaron entonces ni dudan ahora  en aplacar la fuerza libertaria del pueblo catalán con la mayor de las violencias.

Hoy que la indómita Catalunya desafía y rompe por las costuras el corset constitucional creado por el pacto entre fascistas y traidores que fue la transición de finales de los 70, si bien el actual proces no es comparable ni en objetivos ni en actores con lo sucedido el 36, si que se puede rastrear el mismo espíritu indomable ya que lo que hoy se sueña en Catalunya articula, como entonces, el derecho de autodeterminación y soberanía con el proyecto de una Catalunya republicana y socialmente avanzada, asimismo queda claro que, a partir de la Diada de 2012 las organizaciones sociales como el Ómnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana y, finalmente el pueblo trabajador catalán movilizado han sido capaces de desbordar e imponer agenda a lospartidos nacionalistas tradicionales representantes de la mediana burguesía catalana (Antes Convergencia y hoy el PDCAT) que antes manifestaban sentirse “cómodos en España” y hoy practican actos de desobediencia civil que dejan más que en evidencia a la domesticada y legalista izquierda españolista.

Además también puede verse con claridad como, con el avance del proces, las posiciones basculan cada vez más hacia la izquierda con un enorme peso de la Esquerra Republicana y una cada vez mayor fuerza y capacidad interpeladora de las CUP, quienes con mayor claridad representan la herencia de la Catalunya rebelde. Finalmente es también remarcable la clara sintonía entre la gran burguesía catalana y la derecha española en su afán de cortar por medio de la violencia y el autoritarismo este proceso popular, porque entienden y, en esto no se equivocan, que una República Catalana nacería bajo una correlación de fuerzas mucho menos favorable para los intereses del gran capital que la actual comunidad autónoma sujeta a los designios del conservador Reino de España.

2. El estado autoritario

Sería muy ingenuo sorprendernos ante la reacción del Estado español, ante la lucha del pueblo catalán. El Reino de España, desde sus orígenes basa su construcción en el dominio y la conquista de otros pueblos, es tal vez por ello que el problema territorial nunca ha podido resolverse y ante la reacción soberana de los pueblos, la lógica estatal ha sido siempre la de combinar represión con pactos con  las élites de las diferentes naciones bajo su dominio.

Es así que la dictadura franquista intentó con extrema violencia borrar todo vestigio de autogobierno, además de la lengua y cultura catalana como ya había intentado hacerlo Felipe V sin lograrlo a pesar de la dura represión.

Por eso tras la muerte del dictador, los herederos del franquismo diseñaron su transición “democrática” en complicidad con aquellos que, a cambio de acceder al reparto de lo público, aceptaron traicionar sus principios renunciando a sus señas de identidad y aceptando una constitución que blindaba un estado monárquico capitalista con economía de mercado y manteniendo los privilegios de las élites económicas, la iglesia y, unas fuerzas armadas y policiales, que mantienen la lógica represiva de la dictadura. Cerrando en falso tanto el debate sobre la democratización económica. como el de las naciones oprimidas dentro del estado cuyo estado de las “autonomías” responde más a los intereses particulares y al reparto grosero de la riqueza con las élites catalana, vasca o canaria que, a los deseos de libertad, justicia y autodeterminación exigidos por los pueblos.

Queda claro que, a esta altura el edificio de la transición y la constitución que lo sostiene hacen aguas y se resquebrajan por todas partes, la crisis del capitalismo y su gestión por el Partido Popular tendente a que toda la factura de la misma sea pagada por las clases trabajadoras, protegiendo a los banqueros y grandes empresarios mientras miles de familias se iban al paro o perdían sus viviendas, la estela de una corrupción sistémica que lejos de ser un problema simplemente de algunas personas parece ser la forma habitual en que funciona la política en el estado, y la cerrazón autoritaria a la hora de negociar impugnado inclusive el Estatuto de Autonomía aprobado por Catalunya en 2006, han ido acelerando un proceso en que, para un pueblo como el catalán, en el que menos de un 10% vota por el Partido Popular sea cada vez más intolerable aceptar la imposición de sus políticas.

No obstante es bueno recalcar que, al contrario de lo que dicen los medios manipulados de comunicación, Catalunya lleva años intentando pactar un referéndum con el Estado en que sea el pueblo quien decida su futuro, frente a ello la respuesta del Partido Popular ha sido atrincherarse detrás de una interpretación rígida e inamovible de la legalidad constitucional para evitar dar un solo paso hacia la resolución del conflicto. resulta irónico que se invoque la constitución para decirle no al referéndum, y no se haya tenido en cuenta su artículo 47 referido al derecho a una vivienda digna para evitar, por ejemplo, los miles de desahucios que han ejecutado los banqueros. O negarse a discutir cambios en el texto constitucional cuando, por otra parte y sin consultarle a nadie, el PSOE y el PP han reformado el artículo 135 para poner el pago de la deuda por encima de los derechos de las personas. Ante esto el pueblo catalán no ha tenido otra alternativa que plantearse una vía unilateral que se ve reflejada en la convocatoria al referéndum del 1 de octubre. Es obvio que cualquiera preferiría una consulta pactada  como en Escocia o Canadá, pero quienes le achacan el no haber llegado a ningún pacto a los independentistas catalanes, parecen olvidar que el acervo autoritario franquista del Estado español y su gobierno han demostrado no tener ni cintura ni intención de resolver el tema de manera consensuada.

Es por eso que, las detenciones de dirigentes y funcionarios catalanes, la incautación carteles referidos a la consultas del 1O, el prohibir charlas como la de Ana Gabriel en Vitoria o el congelamiento de las cuentas de la Generalitat, no son más que las lógicas acciones de un régimen para el cual la democracia no es más que una careta que se retira en cuanto esta pone en riesgo el status quo y que lleva la represión y el autoritarismo en los mismos genes, ante lo cual se diga lo que se diga los pueblos tienen derecho a autodeterminarse aún contraviniendo las normas injustamente impuestas por el poder.

3. Los cómplices miserables

Hay algunos cómplices obvios del Partido Popular en su campaña de agresión contra el pueblo de Catalunya, los principales obviamente están en un Poder Judicial cuya presunta independencia a esta altura no se la creería ni el más ingenuo, ese mismo que con tanta laxitud investiga los verdaderos desfalcos de las arcas públicas perpetrados por el partido de gobierno y la Casa Real, es el primero en apuntarse con la mayor rapidez a emitir disposiciones contra el derecho a decidir del pueblo catalán.

Obviamente merece una mención especial el rol miserable de los medios de comunicación masivos, todos ellos cercanos al poder y que, cuidando de mantener  matices intrascendentes en su línea editorial, se han dado a la tarea de convencer a sus audiencias que lo “dictatorial” es que una mayoría parlamentaria le devuelva al pueblo la potestad de decidir a través de un referéndum y que lo “democrático” es impedirlo por el uso de la fuerza. El uso del  lenguaje engañoso ha llegado a niveles tan absurdos que llegan al ridículo como hablar de “apología del referéndum” o de “referéndum autoritario”.

También era obvia la complicidad del PSOE, finalmente son quienes han hecho posible, y esto no deberíamos olvidarlo, un segundo gobierno de Rajoy, lo cual solamente suma una más a su larga lista de traiciones a la clase trabajadora.

 

Pero donde parece estar el punto de inflexión es en la posición rastrera y de pura conveniencia que han asumido el PNV por una parte y Coalición Canaria y su gemelo Nueva Canarias por otra, todos ellos apostando, en un momento en que el Partido Popular y con él el régimen del 78 hacen aguas, a jugar al nacionalismo domesticado y, a cambio de migajas,  sostener al gobierno y sus presupuestos aún a costa de la propia dignidad y traicionando los derechos históricos de Catalunya y, con ella, cerrándole las puertas a las aspiraciones de sus propios pueblos.

 

Es claro que el Estado haciendo aguas, difícilmente soportaría que se le abra un nuevo frente de batalla por ejemplo en la combativa Euskal Herria, de allí la importancia para el españolismo más rancio de la posición sumisa asumida por el PNV, esperemos que el pueblo vasco tome apunte de esta traición.

 

Finalmente, a pesar de la intoxicación mediática y de la indefinida y ambigua actitud de la izquierda política española, los trabajadores y las trabajadoras de los distintos territorios del Estado, deberían entender que la Indómita Catalunya está abriendo una profunda grieta en el régimen caduco y que si hacemos fuerza y apoyamos su digna lucha, por esa brecha puede comenzar a asomarse un torrente de libertad y justicia capaz de barrer con la monarquía, la corrupción y las élites oligárquicas que nos oprimen, por eso y por compromiso solidario con el derecho inalienable de los pueblos a determinar su propio destino, hoy toca estar sin vacilaciones ni dobles discursos a favor del 1-O y decir alto y claro Visca Catalunya Lliure.

Domingo GariDomingo Gari Hayek

 

Existe una larga tradición de matar guanches instalada en nuestra sociedad. Normalmente esto está asociado a un deficiente conocimiento de nuestra historia. La gente suele manejarse con cuatro generalidades que aprendieron en el colegio, en los entornos familiares o con amistades tabernarias. Y como si fuese resultado de un mantra que flota en el aire, reproducen tales banalidades y las defienden con determinación. La permanencia de un sistema educativo alienante y unos medios de comunicación reproductores de las cuatro simples ideas del viejo colonialismo, entorpecen la posibilidad de que en este pueblo se contemple el pasado sin complejos y falsas aproximaciones.

La reflexión anterior me vino dada después de asistir este siete de septiembre a la representación que los “guanches de Güimar” hacen en la fiesta de la Virgen del Socorro, en la playa de Chimisay. Asistí a ella con ojos de etnógrafo para anotar la existencia de los elementos más representativos del acto. 

Lo primero que me llamó la atención fue una abrumadora profusión de banderas españolas. Incluso bordeando la cruz de tea, lugar emblemático, porque en el pedestal en donde se encuentra se coloca la escultura de la virgen, centro del escenario de la representación. Cuatro ramas de palmera coronadas con cuatro enormes banderas españolas. ¿Pero qué sentido tienen esas banderas cuando la obra que se representa data de 1594 y en consecuencia aún no existía esa bandera? Es llamativo para comenzar.

Cuando arrancó el espectáculo un narrador puso en situación al público. Y entonces comenzaron los primeros disparos contra los guanches. La narración la basa en lo escrito por el dominico Fray Alonso de Espinosa, autor del libro sobre la virgen de la Candelaria escrito a finales del siglo XVI. Y se reproduce tal cual, con las mismas falsedades e invenciones tendenciosas que hiciera el dominico en su momento. Muchas partes de ese relato ya han sido desmentidas por la investigación histórica, hecho que parece no interesar al mantenedor de la fiesta, ni a sus promotores actuales, la parroquia local en este caso.

El narrador nos cuenta que la información referida a los actos que acontecen en la playa, fueron recopilados por el fraile dominico, quien pudo hablar con los últimos guanches antes de que estos muriesen. ¿Estuvieron esos últimos guanches esperando la llegada del fraile para, tras contarle que la virgen “apareció”, luego morir? Esto contado en el siglo XXI es ridículo, tanto como decir que la virgen se les “apareció”. Y no es que sea ridículo contar esto así en el siglo XXI, sino que los propios guanches en 1544 hablaron de la virgen que ellos habían “ayudado a hacer”, tal y como se nos demuestra documentalmente (Santana Rodríguez, Lorenzo: 2009), o bien en un relato posterior cuando se dice que fue “hallada”. Es decir, colocada allí ex-profeso por los misioneros mallorquines al objeto de comenzar “con su táctica de penetración evangelizadora”.

Por su lado, los güimareros que allí se visten a la usanza de los “guanches” para representar una obra “barroca” según el mantenedor, están atrapados bajo el argumentario de Espinosa. Uno, sufre parálisis en la mano que porta una piedra para lanzarla a la Virgen, el otro, se autolesiona con una tabona, cuando quiere atacar ese “objeto extraño” que se les cruza en el camino. Gesticulan pero no hablan, como si los guanches fuesen homínidos imposibilitados para el habla. Se golpean a modo de discurso en una mímica extraña por medio de la cual representan a gente bárbara.  Al fondo, los “trescientos”, se mantienen alejados y temerosos, hasta que Acaymo, rey de Güimar, se acerca a la talla de la virgen y se postra de rodillas. Todo ello es el relato interesado que necesitaban los conquistadores y evangelizadores, pero es insostenible históricamente. 

¿No pueden estos “guanche de hoy” hablar durante su representación? Podrían hacerlo en castellano o en tamazight (al menos usar algunas de las palabras documentadas), y mezclar ambos idiomas. Seguir manteniendo de manera literal la narración dominica no deja de ser, en la actualidad, una maniobra de carácter ideológico, igual que lo fue en su momento. 

santiago perezSantiago Pérez

Nadie se le oculta que la aprobación de la Ley del Suelo es el resultado de la operación política más importante desde la creación de la Comunidad Autónoma de Canarias, porque es el resultado de la  colonización de las Instituciones autonómicas, Parlamento y Gobierno, por parte del lobby de promotores y constructores que dieron    públicamente instrucciones a Fernando Clavijo, su brazo político de que el Proyecto de Ley  no se modificara durante “el paseíllo parlamentario”.

Y así fue.  Mayor descaro, imposible.

Muchas “ingeniosas” regulaciones de esta Ley están  contaminada de inconstitucionalidad: la igualdad ante la Ley, la seguridad jurídica, la prohibición de la arbitrariedad de los poderes públicos, la distribución de competencias  entre el Estado y la Comunidad Autónoma en materias como la igualdad de los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos constitucionales (garantías del derecho de propiedad frente a la expropiación,  la regulación del derecho de propiedad de los inmuebles de naturaleza rústica, las garantías del derecho al medioambiente),  el régimen jurídico de las Administraciones Públicas  (pleno sometimiento a la legalidad, prohibición de derogaciones singulares de los reglamentos), ciertas garantías de la autonomía local….y un largo etcétera, saltan por los aires.
Y, hay que decirlo, la presión del sindicato de alcaldes y presidentes de cabildos para  disponer de más poder y tener menos controles  conseguirá  desparramar y tribalizar Canarias.

La Ley ha sido aprobada por una mayoría parlamentaria artificialmente creada por un sistema electoral trucado, que deforma los resultados en votos al repartir los escaños. Por primera vez, el Código territorial y ambiental del Archipiélago ha sido impuesto, sin consenso,  por una mayoría parlamentaria que representa a una minoría de votantes.

Nuestra democracia es una democracia constitucional.  El poder está limitado por la Constitución,  que protege los  derechos individuales y fija  las reglas para la  distribución de competencias   entre el Estado y las Comunidades Autónomas
Y aquí entra  en escena el Tribunal Constitucional. Para eso está: para garantizar la supremacía de la Constitución  sobre las Leyes, sean estatales o autonómicas.

Debe ser sometida juicio de constitucionalidad una Ley que, con el pretexto de la simplificación y agilización, atenta contra el desarrollo sostenible del  Archipiélago, en el que la prosperidad económica y la preservación de la naturaleza canaria  se den la mano.
Podemos ha anunciado que su Grupo Parlamentario en el Congreso presentará recurso de inconstitucionalidad contra  esta Ley. El plazo culmina a mediados de octubre. Muchos canarios lo agradecemos.

A mí me gustaría que el PSOE también la recurriera. Tengo el convencimiento de que muchos y muchas canarias   --yo entre ellos--  tenemos derecho a exigírselo.

¿Qué va a hacer el PSOE? ¿Van a jugar algún papel los socialistas canarios?

Quiero recordar,  en primer lugar, que el Tribunal Constitucional    ha anulado muchas  Leyes autonómicas  amenazadoras contra el medio ambiente  (por ejemplo de Castilla-León o de la Comunidad Valenciana) que fueron recurridas por 50 diputados socialistas al Congreso.

Sin embargo, en 2010  el PSOE incumplió  el   compromiso  de impugnar la Ley Canaria de Especies Amenazadas   (que en realidad desprotegía especies y hábitats para facilitar la ejecución del Puerto de Granadilla y de  otras grandes y discutibles infraestructuras),  a pesar del Informe de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno estatal  señalaba importantes elementos de inconstitucionalidad.

La causa de este renuncio fueron las  contrapartidas de tapadillo hechas  a Coalición Canaria, a cambio de su apoyo al Gobierno en minoría de Zapatero.  La Naturaleza canaria como moneda de cambio.

La actitud de los socialistas canarios sobre la Ley del Suelo, a excepción de los de Lanzarote,  ha sido muy  contradictoria: después de muchos dimes y diretes,  votaron  a favor del Proyecto de Ley cuando estaban  en el Gobierno.  Luego, una vez expulsados,  votaron en contra en el Parlamento.

Por eso, si ahora  se desentienden  de la impugnación de la Ley ante el Tribunal Constitucional, su oposición en el Parlamento y su actual discurso contra la Ley del Suelo parecerán  simples   gestos  de cara a la galería.

Postscriptum.  A la vista de que la flamante  Ejecutiva  anuncia  un Pacto por Canarias, que parece una  simple coartada para volver a sentarse a la mesa de Coalición Canaria    (poniendo, una vez más, a los socialistas tinerfeños a los pies de ATI), me temo que la desprotección de los recursos naturales del Archipiélago vuelva a ser el precio a pagar al partido de los constructores.

 

2015111522344088026 copia

 Chema Tante

 

Para Íñigo Méndez de Vigo, IX barón de Claret, la voz de su capo Rajoy, esbirro a su vez del nacionalismo imperial español, la enésima petición de diálogo que le acaban de mandar Puigdemont, Junqueres, Forcadell y Colau, es un "sarcasmo" y una "añagaza"

Desde que se extinguiera al fin la furia homicida y cruel del terrorismo de ETA, el soberanismo catalán retomo, con su acostumbrada manera pacífica, sus reivindicaciones del derecho a decidir. 

Pero todas y cada una de las iniciativas catalanas de avanzar democráticamente hacia la autodeterminación, han topado con las zancadillas, barreras y artimañas colocadas por los partidos centralistas, que se apropian del concepto de legalidad, vulnerando leguleyamente la legitimidad. Utilizando a su mejor conveniencia los tribunales y fiscalías, los presupuestos y los medios comprados con dinero público o, peor, con fondos de la corrupción, el Pp, el PsoE, con sus corifeos consecutivos, primero UPyD y ahora C's, han ido torpedeando todas las aspiraciones que el pueblo catalán asume mayoritariamente de, al menos, hacer una consulta para conocer con exactitud cuánta gente quiere mandarse a mudar de este estado de derecha español y cuánta no.

Cerradas todas las puertas, la mayoría democrática catalana ha tomado otro camino, acogiéndose a una realidad incuestionable: la legislación y las normas del estado español están supeditadas al derecho de la Unión Europea, por lo que las decisiones de los tribunales de este estado deben atender a las normas comunitarias y, por supuesto, a las leyes del derecho internacional. Una tesis que podrá ser discutible para algunas personas pero, por la misma razón, no puede ser refutada en principio.

En todo caso, la población catalana ha expresado mayoritariamente, con contundencia, su voluntad, no de acceder directamente a la independencia, sino de hacer una consulta sobre ese particular. Como -y era de esperar- la inquina imperial no cesa, representantes de alto nivel de las instituciones catalanas han enviado una carta al gobierno, con copia al Jefe del Estado hereditario, manifestando de nuevo su voluntad de dialogar sobre sus intenciones.

Y la respuesta del gobierno pperorajoyano, por la boca relajienta de su portavoz Méndez de Vigo, ha sido la de costumbre: salirse por los riscos de Anaga, despreciando, tanto la voluntad como la categoría de Puigdemont, Junqueres, Forcadell y Colau; olvidando las mil y una veces que la gente de Catalunya ha formulado democráticamente su voluntad de negociar y diciendo que es una "añagaza" (los carcas alegan de esa manera) que unas personas pretendan dialogar para conseguir lo que quieren.

Desde la noche de los siglos, los déspotas no aceptan otra manera de dialogar que la que el otro inicia con un "sí, mi amo".

www.lacasademitia.es/