Cartel mani. Salvar Agaete 10 nov

Intersindical en el Día de la bandera canaria

Pedro González CánovasPedro González Cánovas

Los índices de natalidad en España subían constantemente entre los años 1948 y 1978. A partir de entonces no han dejado de caer. O sea, desde el año 78 hasta hoy, cada vez nacen menos niños en España.

Este hecho es el esgrimido por un gobierno tras otro para justificar el riesgo que corren las pensiones. Los distintos gobiernos de España amenazan con llegar a un punto donde las pensiones sean insostenibles; aunque, realmente, debieran decir que su sistema de pensiones es insostenible.

En realidad, desde 1978, el porcentaje de población activa sin trabajo es cada vez mayor. Al mismo tiempo que el número de personas millonarias en España ha crecido, incluso durante la crisis y la iniciativa del socialismo español de poner en marcha la cruenta reforma laboral que ha creado pobreza entre la población activa con trabajo. Dicha reforma laboral no ha afectado económicamente a la patronal sino para beneficiarla más, si cabe, y ha afectado a la clase trabajadora que ha perdido poder adquisitivo notablemente.

El actual sistema de pensiones estaba pensado para una población activa que crecía constantemente, lo que se aleja de la realidad hace décadas. La alternativa clara sería repartir la riqueza que acumulan las grandes empresas y personas que acaparan patrimonios escandalosos; pero hace falta mucha valentía para hacer esta política en la Europa capitalista de hoy, y en España no encontramos el tipo de gobierno que mencionamos ni con lupa.

Por otro lado, en Canarias los índices de natalidad han descendido en caída libre desde 2008 hasta la actualidad. Esto podría encontrarse dentro de la lógica, si consideramos esa fecha como la de la entrada de la última crisis económica. Partiendo de ello, y de que en España también ha disminuido el índice de natalidad desde entonces, todo aparenta estar dentro de la normalidad matemática. Claro, siempre que estemos dispuestos a olvidar que, antes de esa fecha, las cifras medias de natalidad eran superiores en Canarias a la media española, y ahora están por debajo.

Tomando como referencia la misma fuente (Expansión), en España la tasa de paro en 2017 era del 16,5%; mientras que en Canarias es del 22%. Así que, tras un análisis simple y rápido, hay que asumir la lógica del descenso de la natalidad en Canarias que obliga la pobreza. También, bajo esa misma lógica, hay que tragar que peligran las pensiones. Al menos mientras no se cambie la política de pensiones y se siga permitiendo que los ricos sean más ricos, los pobres más pobres y el Estado (y los gobiernos) simples marionetas del capital. Así lo atestigua la consultora Capgemini en su informe “Mundial de riqueza”, cuando afirman que el número de ricos en España ha crecido un 76% desde 2008 hasta hoy.

Mientras tanto, en la colonia española de ultramar, en Canarias, 6.000 personas acumulan una riqueza equivalente al PIB anual del Archipiélago; mientras hay 600.000 personas que sobreviven por debajo del umbral de la pobreza y 300.000 parados. Aquí, la pinza entre el capitalismo y el colonialismo de Madrid – con sus colaboradores locales- hace estragos sociales. De tal forma, si observamos otros datos veremos cómo: a pesar del descenso de la natalidad, en esta colonia española la densidad de población alcanza los 292 habitantes por km cuadrado, mientras en la metrópoli son solo 92 habitantes por km cuadrado; el salario medio es de 1.422 euros, mientras la media española es de 1.639. Tenemos también las pensiones más bajas, que alcanzan solo los 878 euros de media ante los 956 de media estatal.

La suma de todos esos indicadores es el resultado de una política estatal y local de carácter neoliberal; y los resultados están a la vista, cuando hacienda revela que 177 personas en Canarias declararon ingresos anuales superiores a los 600.000 euros, ante un 42% de población que no supera los 12.000 euros anuales (o sea, que recibe 1.000 euros al mes, antes de sufrir los descuentos impositivos).

Canarias nunca fue un paraíso para la gran mayoría de sus habitantes. Pero ahora es peor, ahora la realidad es que hay una brecha social cada vez más ancha y profunda. No en vano, el periódico español “El Mundo” se manifestaba así al respecto en febrero de este mismo año:

De una forma o de otra, todos los adinerados isleños se alimentan del turismo. Satocan, la constructora de Juan Miguel Sanjuán, también tiene un brazo hotelero. Hospitén, la red de hospitales de Pedro Luis Cobiella, ha encontrado en los turistas tal filón que hace años que exportó su modelo a los resort del Caribe. El canario-alemán Wolfgang Kiessling ha creado una red de zoológicos que recibe millones de visitantes al año, y la familia Del Castillo, descendiente de la nobleza española más remota que pobló Canarias, se ha enriquecido gracias a sus vastas propiedades históricas en el concurrido y rico municipio de San Bartolomé de Tirajana.

Para cada vez más personas, está claro que no solo hay que acabar con la situación colonial del Archipiélago, sino con las políticas que venden la riqueza de este país a las cuatro fortunas oscuras de siempre. Las políticas liberales o neoliberales están al servicio del capital y no de las masas, pero eso no es nuevo (aunque tampoco “de siempre”): esto empezó con la revolución industrial y las ansias imperialistas que colonizaron cruelmente un territorio tras otro. Pero ¿acaso este hecho es igualmente notable en una colonia? Tal vez lo peor sea que en los corazones de los países colonialistas no haya vuelto a haber moral como para reconocer el mal, hasta el punto de que los mismos que se autodenominan progresistas siguen siendo cómplices del colonialismo e imperialismo y enemigos de la autodeterminación de los Pueblos o la auténtica democracia.
Personalmente, sé el futuro que quiero para mis paisanos y mi tierra; y, desde luego, no se trata de conseguir que vengan a vivir a Canarias cuatro ricos más o de hacer más ricos a los de siempre. Para los que apostamos por un Movimiento de liberación verdadero, es importante que la riqueza se reparta y sintamos bajo los pies una tierra más justa; una tierra donde se respire igualdad social y la mayoría califiquemos a Canarias -simplemente- como una tierra mejor a la de hoy. Lo que necesitamos es una toma de consciencia general, partiendo de que, lo de hoy, nos va a ser fácil de mejorar si acabamos con el estatus colonial que España nos aplica e imponer una auténtica soberanía del pueblo. 

Pedro M. González Cánovas
(Miembro de Alternativa Nacionalista Canaria

 

Henrique Hernandez Reina 2Enrique Hernández Reina 

Desde el siglo XIX muchos países han celebrado referéndums para alumbrar un nuevo estado. El último fue en Escocia el año pasado y curiosamente ganó el “NO”. En ninguno votó la población de la parte del territorio no concernido por la secesión. ¿Por qué entonces esa majadería tan española de “queremos votar todos”? Los que quieran votar en el Referéndum catalán solo tienen que empadronarse en Catalunya. 

Chequia y Eslovaquia decidieron en referéndum separarse pacíficamente y hoy ambas forman parte de la UE: aunque tal vez los más patriotas prefieran el modelo yugoslavo que costó una dolorosa Guerra en los Balcanes. 

Antes, y en ocasiones ahora también, las cosas se dirimían de un modo menos civilizado: en el campo de batalla. Una sociedad democrática debe prescindir de guerras de secesión o Frentes Armados; creo que es algo en lo que todos los demócratas podemos estar de acuerdo. Entonces, ¿Cual es la vía que pueden utilizar los independentistas (y yo nunca he sido independentista) para alcanzar sus objetivos? Necesariamente tiene que estar prevista una vía democrática hacia la independencia de los pueblos que se sientan legitimados para optar a ella. Por supuesto no seré yo el que decida quien puede, o quien no, optar a ser independiente… quizás habría que fijar un porcentaje del cuerpo electoral mínimo para poder convocar un referéndum, porque yo creo que votar es la forma más pacífica, representativa y respetuosa de resolver este conflicto.

El referéndum catalán es ilegal… porque los partidos españolistas no han querido legalizarlo. Si se cambió a toda prisa el artículo 135 de la Constitución, en contra de los intereses de los españoles y se cambiará la Constitución si Leonor tiene un hermanito, ¿Por qué no se puede cambiar para buscar una salida democrática a un conflicto que solo se generó por la cerrazón de “Madrid” a aceptar la reforma del Estatuto de Autonomía de Catalunya? La política madrileña es hoy una fábrica de independentistas, y no solo en Barcelona… Se da la curiosa paradoja de que los mismos españolistas que silban a Piqué y odian a los catalanes, no les dejan que se vayan… ¿Alguien me lo explica? Si yo no soportara a mi cónyuge y estuviera todo el día criticándola saltaría de alegría al saber que se quiere divorciar.

Raul VegaRaúl Vega

Danuta Danielsson. Así se llama la conocida como la mujer del bolso, la que aparece en esta foto de Hans Runesson. El 13 de abril de 1985 el partido nazi Nordic Reich recorría las calles de la ciudad sueca de Växjö. Danielsson, polaco-judía, hija de una superviviente de un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial, no pudo reprimirse y golpeó con su bolso a SeppoSeluska, posteriormente condenado por torturar y asesinar a un homosexual judío. La viral instantánea fue publicada al día siguiente por el DagensNyheter, el mayor diario sueco, y varias rotativas británicas. DanutaDanielsson se convirtió en un símbolo antifascista, pero no estuvo exenta de amenazas. Finalmente acabó suicidándose, pero la mujer ya se había convertido en un símbolo. La imagen fue elegida como la imagen sueca de 1985 y posteriormente como imagen del siglo. El partido de Seluska desapareció en 2009 y nunca tuvo un gran seguimiento. La formación populista cercana al fascismo, Demócratas de Suecia, consiguió un 12,9% de seguimiento en las recientes elecciones suecas, siendo la tercera formación más votada.

Mucho se ha hablado y escrito en los últimos meses sobre los restos del dictador Francisco Franco, un extraño caso en el que un caudillo tiránico muere en su cama y es despedido en un funeral de Estado. Hablar del franquismo, del gobierno autoritario, es hablar de sus innumerables víctimas. Como Octavio García. Octavio García murió el pasado 20 de agosto. García nació en 1931, poco antes de la Guerra Civil española. En 1953 fue encarcelado y llevado a Tefía (Fuerteventura), una colonia agrícola, como así la llamaba el Régimen, que se encargaba de “curar” la homosexualidad. En Tefía fue sometido a todo tipo de vejaciones. Trabajos forzados, por ejemplo llevar piedras de un lado a otro sin sentido, palizas, alimentación deficiente, comían una vez al día y comida casi imposible de digerir, duchas de agua fría cuando les dejaban ducharse, muchas veces el agua la cortaban en mitad de la ducha, cuando estaban enjabonados y así se tenían que quedar y bebían agua salobre.

García tuvo la valentía de contar en vida su experiencia y su testimonio fue vital, junto al de otras personas recluidas, para que se les concediera una mísera indemnización de poco más de 12.000 euros. El período medio de estancia era de tres años. Octavio pasó allí 16 meses porque había estudiado en colegios religiosos y ofrecía clases de religión a los reclusos. Su año de ingreso fue en 1953, ya con el franquismo en fase de mascarada internacional. La dictadura usaba la Ley de Vagos y Maleantes para atacar la orientación sexual o el simple aspecto afeminado de un hombre. Muchos de los reclusos se casaron y tuvieron hijos tras la experiencia para que nunca más los molestaran. El fascismo ataca al que considera diferente, al que no cumple los cánones arbitrariamente establecidos, siempre con preeminencia de la masculinidad, la testosterona y con la primacía de raza u origen. El franquismo también lo hizo, el fascismo también actuó en Canarias contra los reprimidos en Tefía, en tantos otros campos de concentración y con tantas víctimas fusiladas o arrojadas a pozos y simas.

Franco salió de Gran Canaria el 18 de julio de 1936 en el Dragón Rapide, el avión que lo trasladó a la Península Ibérica para el Golpe de Estado, previo paso por el continente africano para hacerse con el mando de las divisiones allí establecidas. Después de esa fecha, lo que conocemos, las muertes, la represión, los alcaldes asesinados, el nacionalcatolicismo, el miedo, la injusticia, todo ello también muy vivamente en Canarias, pese a que parte de la educación, al menos en mi época, siga insistiendo en que Canarias casi no hubo guerra. Las víctimas, tanto mortales como morales, son cuantiosas, entre ellas Octavio García. El fascismo es una teoría política antihumana, que odia todo lo diferente y que tiene como elemento central la violencia. Por eso el fascismo no se puede tolerar. Con la exhumación de los restos del dictador, muchas caretas han caído. Un runrún pide que no se revuelva la historia, como si la contienda hubiera sido empatada en algún momento, después de una Transición pactista y que silenció a las víctimas, como los encarcelados en Tefía. Los fascistas siguen levantando la pezuña en el Valle de los Caídos, algunos ignorantes, y perdonen la expresión, siguen ofendidos porque el dictador que derramó tanta sangre y sufrimiento, sea expulsado del mausoleo que se construyó para él y sus muertos y la derecha sigue jugando a la connivencia con el franquismo. Dejando de lado los desmanes de Carmen Luisa Castro, una alcaldesa que Güímar no se merece, lo preocupante es que el presidente de todos los canarios, Fernando Clavijo, sea tan insensible de calificar de “cortina de humo” la medida de expulsar a Franco del Valle de los Caídos. Clavijo se expresó en los mismos términos de Pablo Casado, el líder del PP. La afirmación de Clavijo es una falta de respeto a Octavio García y a todas las personas que sufrieron el fascismo de raigambre ibérica en Canarias.

Publicado en Tamaimos

untitledExiste un gran consenso científico en que la promoción del desarrollo en los primeros años de vida es clave para la salud y el bienestar infantil y que la atención educativa a niños y niñas de 0 a 3 años durante el Primer Ciclo de la Etapa Infantil, en condiciones de calidad, puede marcar la diferencia entre el fracaso o el éxito educativo.

Así lo refleja el informe sobre la “Situación de la infancia y la familia en Canarias” encargado por la Dirección General de Protección de la Infancia y Familia del Gobierno de Canarias y elaborado por especialistas de las dos universidades públicas canarias bajo la coordinación de María José Rodrigo, donde se precisa que esta etapa cumple una triple función:

  1. a) estimuladora y potenciadora del desarrollo,
  2. b) preventiva en cuanto a las dificultades que pudiesen surgir y
  3. c) compensadora de aquellas desigualdades originadas por el entorno social, cultural y económico adverso.

Por otro lado, las directrices de la Unión Europea -a las que tanto se acude cuando interesa-, son muy claras al respecto. En las conclusiones de la Presidencia del Consejo Europeo de Barcelona, celebrado los días 15 y 16 de marzo de 2002, en el punto 32, párrafo 5º, se establece lo siguiente:

“Los Estados miembros deberán suprimir los elementos que desincentivan la participación de la mano de obra femenina y, teniendo en cuenta la demanda de servicios de cuidado de niños y en consonancia con los modelos nacionales de asistencia, esforzarse en prestar para 2010 servicios de cuidado de niños al menos al 90% de los niños de edad comprendida entre los tres años y la edad de escolarización obligatoria, y al menos al 33% de los niños de menos de tres años.” Aunque, obviamente, de forma paralela hay que seguir trabajando, generando conciencia y condiciones para que la crianza de los niños y niñas no sea una actividad exclusiva o fundamentalmente femenina.

Los acuerdos anteriores quedaron ratificados en el punto 13 de la Resolución del Parlamento Europeo sobre los resultados del Consejo Europeo de Barcelona, publicados en el Diario Oficial de La Unión Europea el 20 de marzo de 2002 e incorporados al Informe sobre la conciliación de la vida profesional, familiar y privada, presentada al Parlamento Europeo por la Comisión de derechos de la mujer e Igualdad de oportunidades,  el 23 de febrero de 2004, en sus considerandos (punto E) y en el punto 21.

Tal como venimos denunciando desde la Plataforma por el 5% para la educación, Canarias se sitúa a la cola del Estado en la implantación de la Educación Infantil de 0-3 años. En el curso 17-18, en el conjunto de España estaba escolarizado el 37´9% de dicha población, mientras que en Canarias este porcentaje se sitúa en el 16,8%, muy lejos de la media del Estado. Este último dato, además, queda agravado si tenemos en cuenta que solo el 5,2% es ofertado en centros públicos.

De lo anterior podemos extraer dos conclusiones:

1.La media de España supera el 33% de escolarización de los niños y niñas menores de 3 años establecido como referente por la Unión Europea con 8 años de retraso.

2.Canarias, 8 años después del plazo propuesto, no solo no ha recorrido ni la mitad de la senda propuesta, sino que todavía no tiene -o no se ha hecho público-, un plan para conseguirlo.

Según nuestros cálculos, serían necesarias unas 11.000 nuevas plazas, es decir, 840 unidades de Infantil 0-3 años, para alcanzar la media del Estado.  Partiendo de los costes medios estimados en distintos estudios, dicho objetivo tendría un coste que ronda los 70 millones de euros.

Entre los sectores que defendemos la calidad de los servicios públicos y el cumplimiento de la Ley Canaria de Educación aprobada por el Parlamento de Canarias en 2014,  surgen dudas razonables. ¿A quién beneficia tanto retraso y pasividad? ¿Por qué está creciendo la oferta de la enseñanza privada?

Tampoco es razonable culpar o esperar a la financiación del Estado para tomar la iniciativa. Todas las Comunidades Autónomas, con sus propios recursos, se han puesto a la tarea desde hace años. Eso les da todavía más autoridad para reclamar una financiación justa del Estado para esta etapa. Como dice el refrán “a Dios rogando y con el mazo dando”. El Gobierno de Canarias, en lo que respecta a la Educación, hasta ahora, ni se compromete ni toma la iniciativa.

El retraso de la educación en Canarias en éste y en otros parámetros (financiación, plantillas, etcétera), tal como refleja el último informe del IVIE para la fundación BBVA, es absolutamente intolerable. 

El borrador de Presupuestos de la Comunidad Autónoma que presente el Gobierno Canario para el 2019 -si no opta por una incomprensible y poco responsable prórroga de los actuales-, nos sacará de dudas. Comprobaremos si persisten esas inercias o se da un giro que sitúe a la Educación como un tema prioritario para Canarias y su gente. Estaremos vigilantes.

Fernando Redondo Rodríguez y Bernardino Ruiz Velázquez (miembros de la Plataforma por el 5% del PIB para la Educación)

J. BethencourtJaime Bethencourt

La reforma del Estatuto de Autonomía aprobada recientemente por el Congreso de diputados español, adolece de contenido que incorpore materias competenciales reseñables para ampliar el  autogobierno para Canarias. Igualmente, la reforma en el ámbito económico referido al REF, no va a garantizar necesariamente mejoras objetivas para la mayoría social de Canarias para la calidad de los servicios que reciben. Hasta la fecha, contrariamente, la distribución de los recursos provenientes de ese régimen económico realizados por todos los gobiernos autonómicos del Archipiélago, han acentuado el injusto reparto de la riqueza, marginando a las clases populares y a los trabajadores para favorecer a la minoría opulenta.

En materia electoral, hay que reseñar que, pese a rebajar  los topes para alcanzar presencia parlamentaria, se mantiene la desproporción entre voto y representación, elevando el valor del sufragio de determinados ciudadanos frente a otros en razón a su ubicación geográfica. 

No se trata sólo de que el Archipiélago se dote de mayores transferencias para ampliar su autogobierno, cosa que, además, no ha ocurrido, sino que las competencias ya delegadas sean correctamente gestionadas, y que el sistema autonómico redunde en el progreso social, combatiendo la extrema desigualdad social existente en Canarias.  Tras 36 años, los resultados del actual régimen autonómico y de sus gobiernos van en dirección contraria, con los peores indicadores laborales en salarios y empleo, los niveles más altos de pobreza, el más injusto reparto de la riqueza, una inadmisible desprotección a la dependencia, o los peores servicios públicos, además de un relevante extravío de las señas identitarias y culturales del País canario por la  promoción y culto  a todo lo foráneo.

Ciertamente, los gobiernos de España han castigado secularmente a los canarios con una  inversión inferior a las media de las comunidades autónomas, pero resulta igualmente evidente que esa discriminación ha sido deliberadamente tolerada por el conjunto de los ejecutivos autonómicos. Hay que recordar que la recaudación de la hacienda española en Canarias por operaciones comerciales globales,  es muy superior a las inversiones que realiza el Estado.

Los promotores de la actual reforma, además, han recurrido a la retórica para reseñar innecesariamente como objetivos a alcanzar, derechos ya reconocidos en la constitución española, pero además los proponentes han renunciado a elevar el actual e insuficiente nivel competencial al no plantear reivindicación alguna al Estado en materias básicas como un marco canario de relaciones laborales, aguas marinas, fiscalidad, hacienda canaria, seguridad social, costas, puertos, aeropuertos, inmigración o servicios fitosanitarios. El eufemismo de “región ultraperiférica” con el que la reforma estatutaria define a Canarias, aparte de extravagante, esquiva el más adecuado de territorio con unas estructuras económicas de carácter colonial, pero además, la obviedad de definirnos como archipiélago atlántico, pretende ignorar acomplejadamente la realidad geográfica africana del Archipiélago. 

 UN ESTATUTO QUE FALSEA NUESTRA HISTORIA Y CARECE DE LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA

En su preámbulo, los redactores y promotores de la reforma estatutaria, por ignorancia o burda manipulación de la historia, no dudan en afirmar que “tras la conquista se produjo en Canarias una transformación de sus estructuras a la que los isleños se adaptaron rápidamente, asimilando la cultura y religión del conquistador”, cuando la realidad es que la resistencia de los antiguos canarios a la colonización española duró más de 100 años y esa “asimilación” se produjo por imposición y de forma cruenta, mediante las armas, la salvaje persecución y las prácticas esclavistas.   

Esta revisión del Estatuto vuelve a relegar a la bandera estrellada mayoritariamente asumida por los canarios para continuar imponiendo la enseña de los perros de sumisión a la desprestigiada y decadente monarquía española. Pero, además y sobre todo, hay que resaltar la ilegitimidad democrática del actual Estatuto y de sus reformas al haberse secuestrado a los canarios un referéndum en el que expresen su parecer sobre el mismo. Son estas las consecuencias de un gobierno y un parlamento  sin autoridad frente al ejecutivo del Estado. Una clase política que, encabezada por Coalición Canaria, se reconoce como incapaz para impulsar un verdadero autogobierno que conmute toda la cadena de factores negativos de carácter social y laboral  existentes en nuestra Nación canaria.

Jaime Bethencourt Rodríguez

Del Secretariado Nacional de Intersindical Canaria

Fco Javier Gonzalez Perez 4.2018

Francisco Javier González

 

42 AÑOS DEL ASESINATO DE BARTOLOMÉ GARCÍA LORENZO

 

Este escrito forma parte de un “cuentistoria” –mitad cuento, mitad historia, que tengo intención de publicar algún día. He procurado que todos los nombres de compañeros militantes que aparecen están ya formando parte de nuestros Machiales en el mundo de la memoria formando una nueva constelación de verdes estrellas. Está relatado, novelado,  por Manuel “Chiclijo” un supuesto –pero posible- militante de Gran Canaria pero, salvo ese nombre, todo es rigurosamente histórico respecto a los hechos sucedidos.

BARTOLOMÉ GARCÍA LORENZO

  -Me acuerdo muy bien.  Después de Antonio fue el pobre Santiago –Chago- Marrero, un militante independentista serio y decidido a luchar. Lo tirotearon al intentar llevarse unas pistolas del cuartel de La Isleta en Las Palmas en 1977, el mismo año de la Huelga General en Tenerife cuando asesinaron a Javier Fernández Quesada…. Pero, no. ¡Mira que la memoria es puñetera! Antes que Santiago y que Javier la policía colonial acribilló a balazos a Bartolomé García Lorenzo en Somosierra. Me acuerdo porque al enterarme, con la misma, tiré pa’Tenerife con bastantes compañeros de Tamarán.

El espejo devolvió a Manuel Chiclijo la imagen y el recuerdo de Bartolomé, que lo miraba con sus ojos tristes de joven deportista veinteañero, estudiante de magisterio, con su barba en punta  y la frente despejada y tersa. Recordó con un cierto escalofrío lo que sabía de aquel vil asesinato. Bartolomé estaba, aquel 22 de septiembre de 1976 en el bloque “Divina Pastora”, en el 4º piso, casa de su prima Antonia, con ella  y su bebé, en la “Barriada de Somosierra-García Escámez”, nombre que a Manuel  lo remite a la Guerra de España, a sus generales y al que fue verdadero Virrey de Canarias con el Mando Económico-Militar. Alguien toca a lo puerta y, cuando Bartolomé la abre, se encuentra unos hombres armados que lo apuntan. Asustado, intenta cerrar, y un vendaval de disparos perforan la endeble puerta de barriada popular de los 40, descascaran el yeso de las paredes y llegan, incluso, al patio de una vecina. Treinta impactos en total que realizan 6 sicarios policiales (4 del Cuerpo General de Policía y 2 de la entonces Policía Armada –luego “Nacional” pero de “su” nación-). El doctor Toledo que durante más de 6 horas intentó lo imposible para salvarlo, contó 4 agujeros de bala en el joven cuerpo de Bartolomé

Los nombres de los asesinos que dispararon a Bartolomé cuando abría la puerta  aparecieron claros en la memoria de Manuel. Ninguno conoció prisión por el asesinato. Es más, ante la que se armó en las islas, a los cuatro días de la balacera los trasladaron a Madrid para protegerlos y al aeropuerto fueron a recibirlos más de 200 policías españoles apoyando a los asesinos. Dos años de cese en el cargo pero sin perder la antigüedad y a recuperar sus puestos como si nada hubiera pasado.

Eran: Juan José Merino Antón, ascendido a subcomisario en 1981; José Antonio del Arco Martín, escolta del ministro socialista Ernest Lluch, ascendió a inspector y fue en Madrid Jefe de Contravigilancia en la Unidad de Protección de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana; José Mª Vicente Toribio trasladado a Zamora; Ángel Dámaso Estrada destinado como inspector a Madrid; Juan Gregorio Valentín Oramas y Miguel Guillermo García López.

El gobernador colonial, Rafael Mombiedro de la Torre, intentó hacer prevalecer la versión policial de que Bartolomé estaba armado y que lo confundieron con Ángel Cabrera Batista, “El Rubio”,supuesto autor del secuestro y desaparición del tabaquero Eufemiano Fuentes, uno de los hombres fuertes de la burguesía canaria españolista y miembro de las trágicas “Brigadas del Amanecer”fascistas en Las Palmas durante la Guerra de España que tantos asesinatos cometieron. Lo impidió la postura enérgica del padre de Bartolomé, D. Andrés García Vidal que, aunque jubilado, había sido teniente de la guardia civil española. El cipayo Mombiedro, al día siguiente, mientras Bartolomé moría desangrado en el Hospital Insular, emitió un comunicado expresando su “profundo sentimiento” y anunciando que Gobierno Civil español “incoaría un expediente y elevaría al juzgado las oportunas diligencias” Agua de borrajas que no iba a calmar los ánimos de los canarios y la isla ardió con rabia incontenible.

Manuel Chiclijo, ese mismo día de la muerte de Bartolomé, con bastantes compañeros de Tamarán tiraron pa’Tenerife en el ferry de Transmediterránea, el “Ciudad de La Laguna”. Mirando al espejo veía las caras de algunos que esa noche del 23 estaban en la Plaza de Somosierra. Cuando Manuel llegó al lugar, sobre la capota de un coche amarillo, micrófono en mano, estaba un compañero de Gran Canaria, Pedro Brenes, que, desde que regresó de Argel, estaba viviendo en Tenerife trabajando en la CCT y militando en el PTC. Mientras Chicho Montesinos y otros compañeros de la CCT repartían panfletos llamando a la Huelga General, Brenes, desde su improvisada tarima, llamaba a irnos a manifestar al centro de Santa Cruz. Había compañeros de todas las formaciones de izquierda. Allí estaban la gente de la LCR también con su megáfono llamando a la Huelga General y a la manifestación, de la ORT, del PTE, del PCC(p) de Carlos Suárez, del PCE, del PUCC, de otros sindicatos como el SOC, CC.OO y UGT….

Precisamente –recordaba Manuel-  fue Chicho Montesinos quien me presentó a bastantes compañeros de Tenerife, todos ellos importantes motores en la lucha, como Julio Bastarrica Galván fundador del MIC en Venezuela y dirigente del PTC a quien acompañaba su inseparable compañera Mery; a Fructuoso Rodríguez Díaz, alma del independentismo en Taco acompañado de Raúl Delgado, sobrino-nieto del propio Secundino, al que apodaban “El Ciego” por su trabajo en la ONCE y de Luis “El Cambullonero” un fornido y entusiasta militante que lucía una camiseta con las siete estrellas verdes y la leyenda “GUAÑAC” que iba acompañado de otros cambulloneros y de Víctor de León, el inquieto e incansable luchador conocido como “Vitito”, cuya afilada y valiente lengua temían todos los arribistas; a Fidel Campo Sánchez, un español que había adoptado a Canarias como patria propia; al combativo militante de San Miguel de Abona, Alejo Toledo, con otros compañeros del sur tinerfeño; a Miguel Pardo de Donlebún, “Miguelón”, un anarquista luchador por la independencia al que luego “suicidarían” en El Hierro; a José Peraza González, que había dejado sus clases en la Academia de Bellas Artes para pintar al campesinado y el paisaje canario y que, al año siguiente, sería detenido, encarcelado y torturado por pertenecer al aparato cultural del MPAIAC que dirigía Hermógenes Afonso de la Cruz “Hupalupa”, que por entonces daba charlas sobre los guanches por toda la isla que, invariablemente, terminaban con la apasionada declamación del poema “Mi Patria” de Secundino Delgado. Hupalupa, desde Solidaridad Canaria editaba, a multicopista, unos cuadernillos de “Nombre Guanches” que repartía en las charlas y que, un par de años más tarde, formaron el primer cuaderno de aquellos célebres “Apuntes para la Historia de Canarias”.

Esa noche conocí también a Carmelo Brito, un militante gran conocedor de la música africana; al poeta gomero Tomás Chávez Mesa que, escrito a pluma con primorosa letra, me regaló un folio con el poema “Para quién Afortunada”; al abogado laboralista de la CCT y militante del PTC Miguel Ángel Díaz Palarea; al también laboralista comprometido Agustín Padilla Fuentes y al abogado que defendía en Tenerife a los presos independentistas, José Manuel de Villena Quintero y su esposa Rosario Ramos, prima hermana del gran folklorista Sebastián Ramos “El Puntero”, y a dos hombres claves en la refundación del PNC como organización independentista que eran Domingo Salas Lladó y Eusebio Llarena, que una vez se había quedado toda una noche cerrado en la catedral lagunera para “decorar” con pintura negra el supuesto sepulcro del criminal Alonso de Lugo.

Manuel Chiclijo buscaba con la mirada a compañeros del MPAIAC, del PTC o del PCC(p) que suponía que habrían venido de Tamarán y que estarían en la plaza como era Placeres el isletero; el batallador y comprometido Juan Mederos “Metralleta”;  Pepe Santana, uno de los presos del MPAIAC muy activo en Solican, que se iba a comer los bocadillos de chorizo de Teror en el bar de la Calle Juan de Quesada, con Bentonio Ojeda; Sebastián Ramírez, -Chano-; Agustín Ferrera; Tito Stinga; Paco Díaz; Servando García Rodríguez “Echedey” el que, con José Antonio Medina, asaltaron en 1977 en plena navegación al barco “Antonio Armas” exigiendo la liberación de Guetón, preso en el penal de Santa María en España, y que los condujera a Argelia; a Andrés García Molina; a Juan Valiente Marrero, aquel luchador de siempre,  mahorero del norte, de Arrecife, que en noviembre del 48 arranchó y salió “pa’la pesca” con el bergantín-goleta “Arlequín” y apareció, meses más tarde, lleno de canarios que huían del hambre y del fascismo, en Isla Margarita. Entrevió a algunos, pero el rebumbio era tal que fue imposible hablar con ninguno. Se quedó Chiclijo dudando de si uno de ellos era Orencio Moreno, patriota veterano y muy luchador, pero no estaba seguro porque por esta época pensaba que estuviera por Finlandia. La gente, puño en alto, coreaba a los que intervenían desde la capota del coche o desde el suelo gritando consignas desde ¡Disolución de los cuerpos represivos! a ¡Independencia! y cantando la Internacional

¡Que terrible noche, llena de dolor, rabia y dignidad! Recordaba Chiclijo como a eso de las once de la noche, un grupo de unos 300 salió en manifestación con la intención de llegar hasta el Gobierno Civil español y allí estaba yo, indignado y lleno de determinación y afán de justicia. Al llegar a la Plaza de la Paz ya sumábamos más de mil airados manifestantes, pero la Rambla –entonces del General Franco- y las calles adyacentes, estaban tomadas por las fuerzas represivas españolas, por lo que la gente se sentó, bloqueando todas las Ramblas. A la media hora de sentada una masa de más de 3.000 nuevos manifestantes llegó desde Somosierra. La policía española, con los refuerzos que de toda la isla y de Gran Canaria había concentrado el gobernador civil colonial, inició una carga. Los enfrentamientos se  produjeron por todo el centro de la ciudad, con piedras y barricadas formadas con coches. Los choques fueron múltiples y muchos los detenidos. Se rumoreaba incluso con un herido de bala, un militante del PTC pero, igual que sucedía otras veces, si la herida no era muy grave no se acudía al hospital y, por ello,  Chiclijo no pudo comprobarlo. Casi rayando el alba, volvimos a la Plaza de Somosierra que seguía llena de gente. Mujeres llorando que repetían las palabras de Dulce, la hermana de Bartolomé, “Ay, hermano. Esos bandidos que te asesinaron no te dejaron que fueras maestro ni que tuvieras hijos”.

Toda la isla se levantó ese viernes 24 de septiembre clamando, con el puño en alto, contra la represión y el asesinato. Balcones y ventanas se llenaron de crespones negros. Universidad, centros de enseñanza, bancos, y muchos comercios de Santa Cruz y La Laguna permanecían cerrados. El entierro fue la mayor manifestación de luto y rabia conocida en Tenerife. Más de 25.000 personas. Junto a los militantes de izquierdas e independentistas, los trabajadores de la refinería, del muelle, de las tabaqueras, de la construcción –sectores entonces en lucha- estaban en pleno junto a profesores y alumnos en la abigarrada manifestación. A la salida de la familia y del féretro de la iglesia de San Fernando para dirigirse a Santa Lastenia el cacique tinerfeño, Leoncio Oramas Tolosa, entonces alcalde de Santa Cruz y amigo personal de Juan de Borbón y de su hijito el rey Juan Carlos, con el presidente del Cabildo tinerfeño –colocado en ese puesto por el cacique Oramas- Rafael Clavijo, y otros cargos oficiales, tuvieron que salir del cortejo, huyendo de la rabia popular, protegidos por la policía.

El gobernador español, que veía desde la víspera el desarrollo de la ingente protesta y conocía su incapacidad para controlar a las masas, había pedido al ministro Martín Villa –aquel que ordenó el frustrado asesinato que dejó malherido en Argel a Antonio Cubillo- refuerzos policiales y, por avión, llegaron desde España gran número de especialistas en represión de la policía armada y la guardia civil. Los represores tomaron los puentes de la autopista de norte, cerraron los muelles y todos los accesos a Santa Cruz exigiendo, con brutalidad, la documentación de todos los coches que, con crespones, intentaban el paso. A más de una pobre señora le clavaron el DNI en la boca y muchos automovilistas y peatones fueron golpeados salvajemente, lo que provocó que los enfrentamientos se generalizaran por toda la ciudad, levantándose barricadas con restos de obras, coches o lo que venía a mano.

En ese ambiente alzado general, con multitud de heridos y de detenidos, se convocó una Huelga General para el lunes 27 que fue la más masiva e importante conocida hasta entonces en la isla con todo un pueblo en pie, desarmado, pero con el coraje suficiente para enfrentarse a los represores. Esa tarde de la Huelga General, que solamente las guaguas encarnadas de la Exclusiva, propiedad del cacique Oramas, rompieron parcialmente, regresó Manuel a Tamarán con el corazón encorajinado pero seguro de que vería la libertad y la independencia patria

98535DB1 403D 44E6 80C1 93282614075F

Valeriano Weyler

Sin titulo 2

QUEDARSE SIN NADA

 

diadeltrabajo