Las silenciadas víctimas de SPANAIR en el Parlamento

Chema Tante 1Chema Tante 

Marta Rovira ha dicho lo que todo el mundo, en este estado español, sabía que podía, y que iba a pasar, cuando el Parlament aprobó la proclamación de la República catalana. Lo que la gente con sentimientos nos temíamos, cuando el gobierno pperorajoyano -con la adhesión fervorosa del PsoE y de los ciudadanos riveristas- pusiera en efecto el "a por ellos" que cerrilmente se coreaba por muchas partes. Se avisaba, con distintos niveles de volúmen, que la "orden de contención" que se había dado el 1 de octubre a la Policía Nacional y a la paramilitar Guardia Civil, no se iba a repetir. No había quien pensara que la previsible resistencia de las masas populares catalanas a la intervención contra las instituciones de su país, al amparo del 155, no iba a suscitar una acción represiva fuerte por parte del centralismo imperial. Lo reclamaban los españolistas enardecidos, lo intimaban desde el gobierno, lo advertían brutos como el sedicente "ignorante en historia" Casado, amenazando con seguir la suerte del fusilado Companys, lo prevenían pesoeístas y ciudariveristas. Y lo pronosticaban obispos y dirigentes de otros territorios. Y nos alarmábamos por todo ello quienes pensamos que el soberanismo catalán tiene toda la razón y corría un riesgo cierto de sufrir una feroz represión.

Marta Rovira ha recordado lo que era una verdad a voces y que, por cierto, ponía otra vez de manifiesto la voluntad de paz y de continencia del soberanismo catalán. Las multitudes que en Cataluña se aprestaban a volver a poner la cara para que se la partieran o algo más, a oponerse, pacíficamente, a la aplicación de un artículo 155 que atropella sus instituciones y su dignidad, sabían a lo que se exponían, cuando demandaban masivamente la independencia. Y sus dirigentes, con una tan digna como poco comprendida actitud de responsabilidad, prefirieron repetir la cárcel y el exilio que tantas veces han sufrido los defensores de la libertad, antes que someter a su gente a unos ataques que todo el mundo, repito, sabíamos que iba a ser despiadado. De esta manera, renunciaban a que se produjeran unos hechos que iban a evidenciar ante los ojos del mundo la verdadera cara de este estado español autoritario, dispuesto a lo que sea, para cumplir su voluntad imperial. Como nadie lo dice, lo digo y lo proclamo yo. Chema Tante: los dirigentes políticos y sociales del movimiento soberanista catalán desistieron, , para evitar una violencia dolorosa, de una estrategia que hubiera atraído sin duda una avalancha de adhesiones internacionales, con lo que el proceso soberanista habría avanzado significativamente.

Esto lo ha denunciado Marta Rovira. Y el nacionalismo centralista español ha salido en tromba a negar lo que es evidente, poniendo verde a quien no hace sino sostener la verdad. El periodista inaguantablemente pedante Zarzalejos se ha atrevido a llamarla "miserable". El Rajoy de la M de los papeles de Bárcenas, centro de toda fundada sospecha de la más inadmisible corrupción, afirma que lo de Rovira es "intolerable". El melifluo barón de Claret, Méndez de Vigo, se enzarza en una serie de embustes, para afear la supuesta mentira de la catalana republicana: La diferida, violenta, Cospedal se aúpa en su condición de ministra de Defensa para con ello intentar demostrar que la otra falta a la verdad; una verdad contundente. Y Barceló, mal limpiadita periodista cuya trayectoria no merece que se meta en tan hediondos jardines, se atreve también a decir que no es verdad lo que toda cabeza pensante -incluso la propio Angels- sabe que es cierto; y encima, pregunta, la tía, que porqué no se consumó la independencia prometida y declarada. Pues yo te digo, Ángels, lo que tú no ignoras: no hubo independencia, porque no era posible que la hubiera en paz. Porque la paz es lo que sí vale. ¿Te enteras?

http://www.lacasademitia

Jorge Dorta 2Jorge Dorta

Cuando la brecha entre la realidad y el dogma se hace demasiado grande, tan solo queda la represión para mantener el status quo...o la propaganda. Cada día es más evidente que no vivimos en una democracia y que se está produciendo una contrareforma, una involución democrática sustentada en la concentración de poder. El contrato social está roto.

Lo que estamos viviendo ahora es la involución democrática de un régimen que se niega a soltar el poder y se aferra a él con todas sus fuerzas tratando de concentrarlo. Es lo que ocurre en todos los totalitarismos. El golpe de Estado silencioso se ha ido dando sigilosamente por el aparato del régimen del 78 desde los gobiernos de Zapatero. Un golpe que se ha acelerado con la crisis del 2008 que amenazó los equilibrios de poder y los privilegios de la oligarquía, y en lugar de hacer las reformas necesarias volviendo las instituciones económicas, más inclusivas, menos burocráticas y más abiertas, el régimen se enrocó y ha hecho todo lo contrario, se ha fundido el patrimonio de la Seguridad Social, se ha cargado el coste del ajuste sobre el pueblo y no solo se han bloqueado las reformas sino que se ha hecho una autentica contrarreforma.

Pero en Cataluña se han dado cuenta y han dicho basta. En el resto del España la gente anestesiada por los medios de comunicación menos libres y menos creíbles de toda Europa aplauden con las orejas las acciones del gobierno...a por ellos oe, oe...

La figura del jefe del Estado, el rey Felipe VI, en lugar de actuar como arbitro se ha erigido como en cabeza y defensor de ese régimen del 78 que ha supuesto 40 años de corrupción. La mentira del amo al esclavo es vista como habilidad y publicada a diario en los periódicos. La mentira del inferior al superior, o el dejar al descubierto la verdad frente a la mentira del amo, es peligroso para la relación de dominio y por tanto debe ser castigada, lo mismo que el desafió a la autoridad...por eso les molesta tanto que la Televisión Catalana ponga en evidencia la falta de democracia, la falta de separación de poderes o la corrupción, por eso les molesta tanto que llenaran el coche de la guardia civil de pegatinas y latas de refresco.

Pero la involución democrática no es cosa de los gobiernos de Rajoy, recordemos que en los gobiernos de Zapatero se empezaron a recortar libertades. Este recorte de libertades ha llegado hasta tal punto que se han encarcelado a presos políticos con la detención de los "Jordis" en Cataluña, con la aplicación inconstitucional del articulo 155 el Estado pretende dictar las noticias, intervenir las telecomunicaciones y restringir la libertad de expresión.

Con la excusa de la lucha antiterrorista, bien sea de ETA o del terrorismo islámico se ha creado un sistema de vigilancia masiva a nivel global cuyo propósito no es interceptar comunicaciones militares del enemigo, sino comunicaciones privadas o comerciales. Una estrategia de espionaje que se ha valido del terrorismo para consolidarse como un arma anti-disidencia.

En España también se han creado leyes antidisidencia como la Ley Mordaza, o la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte que ahora se esgrime para impedir la entrada de banderas políticas a los campos deportivos. El establecimiento de nuevas tasas judiciales, la reforma del Código Penal o la Ley de Seguridad Ciudadana, suponen un ataque a los derechos fundamentales de libre expresión y manifestación también van hacia la criminalización de la protesta social y democrática, al tiempo que las injusticias son cada vez más evidentes y el enriquecimiento ilícito de las élites mas evidente.

Lo que está quedando al descubierto con el uso torticero del articulo 155 y la situación en Cataluña son los engranajes del Régimen del 78, es decir el pacto por el cual se respetaba y mantenía el aparato de Estado franquista y las familias franquistas a cambio de introducir un cierto constitucionalismo.

No sólo se suspende a un gobierno legítimamente votado en Cataluña, sino que se ataca a la democracia y a la libertad de expresión designando a dedo a los miembros del gobierno, lo nunca visto! ¿Qué clase de autonomía política es esa en la que se puede cesar a un presidente y un gobierno electo, y ponerle bozal a un parlamento?

Con la detención de los jordis y la aplicación inconstitucional del 155, el régimen del 78 ha cruzado el Rubicón hacia el Estado totalitario y se ha cargado el Estado de derecho apostado por la discrecionalidad del poder ejecutivo. España y Venezuela cada vez se parecen más, y quien ha convertido a España en Españizuela no ha sido Podemos sino el PP. Al fin y al cabo ambos son Estados basados en la propaganda, la extracción de rentas y la corrupción por parte de una élite corrupta, y el recorte de libertades.

Evidentemente, como decía Arnaldo Otegi en un vídeo reciente, las promesas de reforma electoral no van a ir hacia más libertades, sino hacia el recorte de las existentes, porque lo que se ha puesto en marcha es la contrarreforma. Si repasamos la historia de España durante los últimos 10 años, la senda y la tendencia es clara; ley mordaza, ley de partidos políticos. A día de hoy los diputados no es que representen a los ciudadanos, es que ni siquiera tienen capacidad de representar al partido... la disciplina de partido se ha impuesto a través de la ley contra el trasfuguismo, de forma que a día de hoy el diputado no puede votar en conciencia, ha de hacer lo que le mande el jefe de partido. La democracia española es una farsa.

Lo primero que hay que decir es que la independencia judicial en España es un chiste. De acuerdo a la clasificación del World Economic Forum, la independencia judicial en España es pero que la de China, Kenia, Arabia Saudi, Egipto, Kuwait, Qatar, Malasia, Buthan, Indonesia o la India ... España está en el puesto 58 de 137 países en la lista de independencia judicial, es decir a nivel de países tercermundistas y muy lejos de los estandares europeos.

En España el legislativo y el ejecutivo tampoco están separados. No hay unas elecciones para elegir al ejecutivo diferentes de las del legislativo. El poder ejecutivo se sienta en el Congreso de los Diputados en la bancada azul. Tampoco se elige al jefe del Estado, ya que ese puesto es hereditario.

España no ha cambiado en 5 siglos, sigue representando el autoritarismo, la intransigencia, la corrupción y el privilegio.

Emilio de Armas 2Emilio Armas

No es nada novedoso que la educación en Canarias presenta serias dificultades derivadas fundamentalmente del terrible estrangulamiento económico al que, tanto el gobierno estatal como el autonómico, la tienen sometida.

Tampoco es ninguna novedad que, desde hace años, son muchas las voces que reclaman mayor atención presupuestaria y más y mejores recursos para la educación pública. La que pagamos entre todas y todos y la que llega a todas y todos sin excepción. Así por ejemplo, los docentes, para realizar adecuadamente su labor, han venido demandando incremento de plantillas, reducción de ratios, recuperación de la jornada lectiva anterior a los recortes, más  y mejores medidas de apoyo al alumnado con Necesidades Específicas de Atención Educativa (NEAE), formación acorde a sus necesidades y a los nuevos retos del sistema educativo y mejores recursos e infraestructuras, entre otras muchas. Por su parte, alumnado y familias reclaman una oferta educativa más amplia y diversificada, mejoras en la política de becas, gratuidad para libros y material escolar, mejoras en las infraestructuras educativas, centros escolares en núcleos rurales, servicios complementarios gratuitos en todos los centros y un largo etcétera.

Del mismo modo, tanto el Consejo Escolar de Canarias como las juntas de personal docente no universitario de ambas provincias, han marcado al Gobierno de Canarias una hoja de ruta para mejorar los resultados que pasa, ineludiblemente, por incrementar el presupuesto educativo en consonancia con lo que establece la Ley Canaria de Educación (LEC). Sin embargo, el gobierno sigue haciendo oídos sordos a todas estas recomendaciones provenientes de usuarios, profesionales, y órganos de contrastada solvencia. Por el contrario, en vez de aproximarse al suelo presupuestario del 5% establecido por la LEC, el presupuesto educativo no ha hecho más que mermar año tras año, situando a Canarias por debajo de la media del estado y muy distante de los países de la OCDE.

La situación se ha agravado tanto que han saltado todas las alarmas. Para tratar de revertir esta situación, se ha constituido una plataforma ciudadana bajo el lema “4% para educación ya”, que exige que el presupuesto educativo para el 2018 se eleve hasta el 4% del PIB, y un 0,25% más cada año hasta 2022. Asimismo, el Parlamento de Canarias ha aprobado recientemente una PNL en esos mismos términos. Aún así, los presupuestos de 2018 vuelven a tratar a educación como a la Cenicienta del cuento, pues apenas alcanzan el 3,7% del PIB. Este maltrato a la educación  contrasta vergonzosamente con la de bajada de tipos impositivos que nuevamente beneficiarán quienes más tienen.
Sin embargo, a pesar de la innegable realidad de que el Gobierno de Canarias no se esfuerza presupuestariamente por alcanzar la educación que nuestra sociedad se merece, los datos evidencian que el abandono escolar temprano (uno de los indicadores del fracaso educativo) se ha reducido en los últimos años a un ritmo extraordinariamente más elevado que la media del estado, pasando del 23,8% en 2014, 1,9% por encima de la media estatal, al 17,1% en el primer trimestre de 2017 (último dato facilitado por el INE), donde Canarias ya se sitúa un 1,4% por debajo de dicha media.

Esta mejoría de los datos de abandono escolar no puede atribuirse a un único factor pero, sin lugar a dudas, la profesionalidad y la dedicación del personal docente, más allá de lo estrictamente obligatorio, ha sido determinante para este logro. Siendo así, resulta imprescindible que la Consejería de Educación y el Gobierno de Canarias, reconozcan y valoren la ardua tarea que los docentes han venido desarrollando a lo largo de los últimos años, máxime teniendo en cuenta las enormes dificultades que han tenido que superar. El papel de los docentes canarios en su conjunto no merece otra calificación que la de “ejemplar”.

Lamentablemente, ni la Consejera de Educación, ni el Presidente del Gobierno, parecen compartir esta opinión, pues, a juzgar por el anuncio realizado recientemente por el Sr. Viceconsejero acerca de reforzar la inspección en los centros educativos, resulta evidente que no se fían de la profesionalidad de nuestros docentes, los mismos que, con tan poco, han conseguido mejorar tanto.

Señor Presidente, Señora Consejera, con el debido respeto, permítame orientarlos. Si de verdad quieren mejorar la educación, no busquen culpables dentro de las aulas. Símplemente, miren ustedes a uno y otro lado en el próximo Consejo de Gobierno. No es de recibo que, después de tanta dedicación y en condiciones tan desfavorables, nos vengan ahora con éstas. Los docentes no necesitamos inspectores dentro del aula que nos digan cómo hacer nuestro trabajo. Eso ya lo sabemos. Lo que necesitamos son más y mejores medios y, por supuesto, más docentes que vengan a compartir nuestra inmensa tarea. No importa si son personas sin experiencia, somos capaces de orientarlas y formarlas y, por supuesto, de aprender también de sus ideas e innovaciones. Según los datos del MEC, en Canarias flatan 2.135 docentes  para situarnos en la media estatal.

Resumiendo, la Educación Pública Canaria es un imponente galeón que no avanza más rápido porque faltan más docentes que remen galeras y remos en mejores condiciones. Pero el Almirantazgo nos envía más capataces con látigos. ¡Mal, muy mal!

Emilio J. Armas Ramírez
Presidente de la Junta de Personal Docente No Universitario de Las Palmas

 

Domingo GariDomingo Garí

 

Hasta el día de hoy para mí la palabra alzados, pronunciada por el poder, era privativa de la heroica resistencia que los guanches y gomeros opusieron al poder colonial durante el siglo XVI. Armados con las nuevas armas de hierro que le arrebataban a los españoles, estos resistentes canarios mantuvieron en vilo al incipiente poder colonial durante muchas décadas, después de que la conquista de las islas se hubiera dada por concluida en 1496.

Pero mi sorpresa fue mayúscula al leer en la prensa de Madrid el auto de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que debía resolver sobre la continuidad en prisión o la libertad provisional de los jordis de la ANC y de Omnium, cuando dictaminó que debían permanecer en prisión por “el contenido de los mensajes transmitidos por los recurrentes el 20 y 21 de septiembre, llamando a la movilización permanente desde ese día a favor del referéndum y en contra de las actuaciones para impedirlo, y el papel protagonista y dirigente que los   investigados desempeñaron en todo momento, presentándose como interlocutores de los alzados frente a la comitiva judicial y a los responsables de los Mossos d’Esquadra”.

¿Conservarán estos de la Audiencia Nacional un porcentaje nada despreciable del espíritu inquisidor de los colonialistas del siglo XV? Nunca se sabe. No sería de extrañar tampoco. El nacionalcatolicismo tiene ya unos buenos siglos y ahí sigue tan campante, reeditándose como si el tiempo no pasara. Y es que en realidad no pasa por él. Es la misma ideología reaccionaria que ha dominado España desde el siglo XVIII en adelante. Por eso tampoco es de extrañar ver ahora en el siglo XXI, como un tribunal de un instancia heredera del Tribunal de Orden Público del franquismo usa esa expresión tan del antiguo régimen.

Esto me trae al recuerdo un poema de Allan Ginsberg titulado América, en el que en un pasaje dice: “América…tu maquinaria es demasiado para mí/ Me haces desear ser un santo/ Debe haber otra manera de resolver esta discusión/¿Eres siniestra o esto forma parte de una broma pesada?” Mutatis mutandi podríamos hacer la misma pregunta, ¿España, eres siniestra o esto forma parte de una broma pesada? ¿De verdad que no hay otra manera de resolver este asunto?

--

De Sí se puede

Wladimiro RodriguezWladimiro Rodríguez Brito

 

Si leemos los datos de la riqueza y la pobreza en Canarias, según localidades de las Islas y asociando las mismas a la declaración del IRPF, vemos cómo Santa Brígida es la más rica (con 34.449 euros anuales de media por habitante), situándose Garafía en la cola de los 81 municipios de Canarias (con 14.016 euros anuales de media).

Los más ricos se sitúan en la periferia de las capitales, zonas de residencia de los nuevos ricos, como Tafira en Gran Canaria o El Rosario en Tenerife. Mientras, en las zonas más alejadas como Garafía en La Palma o El Tanque en Tenerife, se encuentra la periferia campesina, los pobres. Otros como Tazacorte, Hermigua, pobres en pueblos ricos, en unos casos tierras sin campesinos y en otros la riqueza ausente de los habitantes del lugar, lo que llamamos municipios "saudíes", la riqueza en pocas manos y ausente del territorio, casos de la península Arábiga y Venezuela.

Garafía, desde el punto de vista de los recursos, es uno de los municipios más ricos de Canarias, y, con una superficie de 100 km2, barrido por los Alisios, dispone de un amplio campo cultivable. Fue el mayor productor de cereales y papas de la isla, con una importante actividad ganadera, manteniendo en los años cincuenta entre el 8 y el 10% de la población de La Palma (hoy entre el 2 o el 3%). De aquí salían los barcos cargados de alimentos (cabotaje) hacia Las Palmas de Pepe Monagas (papas, queso, ganado, carbón, vacas -el Sancho, la Evelia-). De aquí se llevaron semillas de tagasastes para Australia y Nueva Zelanda, donde hoy cultivan miles de hectáreas, mientras aquí solo hay tierras balutas. Sólo queda como tierra cultivada la zona de las Tricias, con esmerados cultivos de vid, mientras el resto de Garafía es la referencia de un modelo que ha empobrecido el medio rural, en el que importamos todo, no defendemos la producción local, y hemos creado una cultura del espejismo urbano, generando la huida del campo.

Garafía ha pasado de más de veinte colegios a menos de media docena; de la mayor feria ganadera de Canarias, San Antonio, a una docena de vacunos. La Garafía sin carretera, sin luz ni agua, que pagaba los quintos a la administración en la década de los 50 a la Garafía con varias galerías de agua, con mejoras significativas en las comunicaciones, pero sin estímulos económicos ni culturales, ni garantías de precios para los productores de la tierra, importando hasta el trigo para un potaje tradicional.

Otra Garafía es posible y otras islas son básicas para sembrar solidaridad y riqueza mejor distribuidas en Canarias: inversiones en el medio rural, garantía de precios a los productores locales, escuela que dignifique el trabajo en el campo. Gran parte de los recursos sociales hemos de ponerlos en los surcos, en las tierras balutas. Otra Garafía es posible con planteamientos por parte de las administraciones que dignifiquen la vida en el medio rural.

Curiosamente, han sido personas venidas de fuera, de procedencias centroeuropeas, que aquí vemos como marginados, las que han dignificado el paisaje rural y agrario de Garafía. Es el ejemplo de Buracas, donde esta población significa ya la mitad de los niños del pueblo, y son los que han contribuido en mayor medida al relevo generacional del campo garafiano, contribuyendo en el impulso del mercado del agricultor. También Puntagorda ha ganado población de esta manera. Otra Garafía es posible con garafianos "contaminados" por un modelo más solidario social y ambiental. Ello requiere un cambio en la política y la cultura en Canarias hacia un modelo más solidario y sostenible. Hay razones para abrir nuevos surcos, nuevas ilusiones en el campo canario. Garafía es una de las parcelas con más posibilidades; puede y debe salir de la Canarias insolidaria y marginal.

Santa Brígida no es más rica que Garafía; necesitamos una sociedad más solidaria y más justa también con los campesinos.

El mundo rural tiene que revalorizarse económica y socialmente para que esta tierra sea más sostenible y autosuficiente

Paco DenizPaco Déniz

La no tan nueva estrategia comunicativa de la derecha consiste en adoctrinar sobre la supuesta independencia judicial española. Más que nada para que nadie ose salirse del guión. Funciona a modo de guineo para despejarle el camino a la quinta del 155 (PP-PSOE-Cs). Y no son pocos los que, desde el quicio de la caverna mediática, quizás buscando un lugar en la nómina del régimen español, se han apresurado a hacer apología de lo independiente que es nuestra justicia de los poderes políticos y económicos. Muchos no preguntan, interrogan directamente a asustadizos ocasionales que miden sus palabras sopesando la cárcel, o la caza de brujas.
Por independencia de la justicia, dicho guineo, no admite que al propio Garzón lo echaran de la carrera judicial por investigar la Gürtel, que al juez Elpidio Silva lo echaran por encarcelar a Blesa, que a Pamparacuatro lo sacaran de Lanzarote cuando investigaba el caso Unión, que el propio jefe de los fiscales cayera con todo contra el juez Castro cuando juzgaba a la infanta y a Urdangarín. Según esta pléyade de comunicadores del régimen tenemos que decir alto y claro que existe democracia porque hay independencia de poderes.
En la película la lengua de las mariposas, cuando se llevaban al maestro protagonista Fernando Fernán Gómez a fusilarlo durante el golpe de estado del 36, las autoridades franquistas y otro poder terrible, el del miedo, vigilaban que todos los ciudadanos insultaran activa y destacadamente al maestro para demostrar que eran adeptos a la cruzada contra el peligro rojo. Pues esta cruzada 155 que toma nota de quién no se suma a sus filas, ha logrado que no se hable de la corrupción y, sobre todo, ha logrado amasar un cardumen conservador y ultraderechista que funciona como cuerpo intimidatorio y pozo electoral. Y se ha sumado el PSOE, no por la espiral del silencio, sino convencidos de su devoción por la marca España. Que es la que es y no otra. La que todos estamos viendo. La que alimenta con total impunidad las bandas fascistas que apalean a la gente por las calles por no gritar ¡viva España! La que justifica decisiones judiciales que no se sostienen jurídicamente, y que enfrenta al Supremo con la Audiencia por el delito de rebelión y encarcelamiento para el Govern.
En definitiva, una estrategia que legitima actuaciones judiciales orquestadas desde el gobierno de Rajoy que utiliza a la fiscalía como avanzadilla para acabar con opositores políticos que, por no tirar, no tiran ni un papel al suelo. La justicia europea por ahora lo tiene claro, la jueza Lamela no tanto. La propia justicia española intentó encarcelar a unos titiriteros, a una bloguera alternativa, y aplicarle la legislación antiterrorista a los jóvenes de Alsasua. Es decir, lo que vienen a ser garantías de tener un juicio justo. Un sistema judicial que se cargó el estatuto de autonomía catalán y, de paso, el pacto territorial sobre el que se asentaba la constitución.
Y así anda la quinta del 155, criminalizando y encarcelando a opositores por atreverse a poner unas urnas para decidir la relación con el Estado y por pensar que la constitución no la escribió Moisés en piedra después de terminar con los mandamientos. No se puede decidir en las urnas modelos de organización social, solo está permitido votar a partidos, aunque ni eso parece estar del todo claro, en Catalunya dependerá de cómo vayan las cosas y podrán ser ilegales hasta los programas electorales. Tampoco está claro que el gobierno central permita la presencia de algunos presos políticos en las listas electorales. Lo que sí ha ido avanzando el régimen es que el resultado electoral de diciembre se respetará solo si gana la quinta del 155

8D7EB1A1 4CE9 4379 A3D5 C0ECFE8D0C9D