2051 th3

Intersindical en el Día de la bandera canaria

Foto Chema Hernandez Aguiar 1Chema Hernández Aguiar

 A Manolo Curbelo, dignidad y coherencia, nación en cada poro.

 Sé que el término colonia, no es grato, muchos  lo eluden o huyen espantados de él, hacen todo tipo de malabarismo para obviarlo, incluso cuando se autodenominan nacionalistas, también toman distancia pública, salen a escape de cualquier vinculo con algo que medio suene a independencia. No obstante, la realidad es inmensamente tenaz, terca, irreverente e inevitablemente ella. La realidad te termina encontrando.

Cierto es que puedes tapar los ojos como un niño y te puede parecer que algo ya no existe, pero si “ese algo” va hacia a ti, contra ti, por más que cierres el intelecto y los sentidos al “algo”, digamos régimen colonial, terminará haciendo blanco, diana.

En la colonia, no admite la metrópoli medias tintas, café descafeinado o leche sin lactosa, no sólo se trata de afirmar españolidad, también consiste en facilitar todo y cada uno de sus negocios, jamás perjudicar sus intereses, eso incluye los de sus capataces y mayordomos en las islas.

Cuando esos intereses son afectados el blanco eres tú y los que te rodean, en ese momento “el algo” o mejor la “cosa nostra colonial” no te dejará otra opción que confrontarte o pedir clemencia, en este último supuesto, ingresas en su secta, si le eres útil, o abandonas discretamente, digamos por motivos familiares o de salud.

Dos Presidente del Gobierno de Canarias lo evidencian, Paulino Rivero que osó enfrentarse con las extracciones de petróleo ya probó la eficiencia del método, cercando económica y financieramente al gobierno de Canarias y la sociedad de las islas en su conjunto, activando los mismos sectores empresariales contra su gobierno y por supuesto los medios de comunicación afines, por último descabalgándolo de la candidatura a la presidencia. El segundo, Clavijo, fenomenal instrumento de los intereses económicos y empresariales de España, juramentado patriota, además de fiel servidor de los medianeros insulares.

Los círculos lo han sentenciado

En la colonia hay diversos círculos concéntricos de poder, el más pequeño y de menor rango es el político, digamos que son los administradores o mayordomos de la finca.

Se preguntará el lector cómo es posible si existen diversas organizaciones y partidos políticos. La respuesta les sorprenderá pero en Canarias hay un partido único de carácter transversal que incluye a dirigentes de distintas fuerzas políticas, vamos doble militancia, así en ella se integran prácticamente lideres y hacedores de lideres de todas, cuando digo todas es todas las fuerzas.

En cierta medida son los hacedores administrativos de las decisiones que en materia normativa, económica y social deciden los otros dos círculos que lo incluyen

Esta dirigencia política transversal defiende el proyecto económico, social, político, el estatus colonial del siguiente  círculo, mucho más influyente, soporte económico de cierta actividad política, mísero y avaro con los suyos, empoderado tras el derrumbe organizativo y político  de los sindicatos y organizaciones sociales.

Este circulo está compuesto por las empresas canarias de mayor facturación o importancia logística, que obtiene ingentes beneficios del estatuto ultraperiférico, de esta y la otra coyuntura  y de las prebendas, subvenciones otorgadas a cambio de apuntalar el status quo canario y liquidar cualquier opción soberanista.

También en este círculo están los representantes en las islas de las grandes empresas españolas, es decir, bancos, energía, agua, construcción, servicios y turismo, ciertamente con más poder, tanto financiero como operativo, pero asociados a los primeros por su dominio del “terreno”.

Por ejemplo, las aguas de abasto en Canarias y que consumimos y pagamos los canarios a precios astronómicos se encuentran en manos de Canal de Isabel II, Aqualia(Koplowitz), Aguas de Barcelona, según sea el norte de la isla o el sur, ahora bien los colaboradores isleños, de una u otra manera, en menor grado, participan en el reparto de beneficios.

Bien es este círculo, qué curioso, se llama Círculo de Empresarios quien determina el programa de gobierno de las instituciones Canarias, siempre respetando y haciendo seguidismo permanente de las políticas de los gobiernos de España.

Por encima de este circulo está el círculo de poder español puro y duro que los empresarios serviles canarios ni huelen y los  que transcienden las fronteras de la metrópoli, donde España más bien pinta casi nada.

¿Por qué molesta Antonio Morales?

Varias cuestiones son las que lo hacen blanco y objetivo de los círculos. Estas serían:

  1. Entiende que el Cabildo dificultará la aplicación generosa y amplia de la Ley del Suelo, en contrapartida con las facilidades del Gobierno de Canarias o Cabildos como el de Tenerife, además sus posibles actuaciones administrativas o legales, este hecho parece que genera incertidumbre e inseguridad jurídica a los inversores. Vamos que no podrían hacer su santa voluntad.
  2. Su posición en materia energética. Evidentemente es contraria a los intereses de las eléctricas y gasísticas.
  3. Su negativa a establecer alianzas con CC, también electorales.
  4. La alianza con Paulino Rivero, la posibilidad de que tanto en Fuerteventura como en Lanzarote se produjeran deserciones de CC y su incorporación a NC también disgusta, en especial activos movimientos que se producen en Fuerteventura y que podrían dañar gravemente el peso de CC en las islas y en la que el papel de Antonio Morales y su ascendente, igual que el de Paulino Rivero es importante.
  5. Por último no conviene olvidar que ese círculo obtiene grandes beneficios de la privatización de servicios públicos como la Sanidad(San Roque, Hospiten, Santa Catalina). El hecho de la proclividad y defensa de los servicios públicos del Presidente irrita, más cuando andan detrás de la privatización de la Formación Profesional reglada. Basta consultar sus web.

¿Qué vendrá?

                Es de esperar que entre el domingo y el lunes los ataques a su persona y a su gestión se agudicen, también que estos se extiendan a su círculo más cercano. También habrá advertencias veladas a otros dirigentes de NC para que aíslen o abandonen a Antonio Morales. Esto último podría ser insinuado a modo de amenaza. Esta guerra acaba de empezar, habrá daños colaterales pero aquellos a los que nadie eligió ya han decidido que los soberanos son ellos, por tanto ellos ponen y quitan presidente y es su intención que abandone y se rinda, infringiendo además varias derrotas consecutivas como la del gas. El fin último es que A. Morales no se vuelva a presentar. Antonio Morales sufre colonia, el resto de los isleños también.

POBREZA

 

DSC05083