22448157 1962848007319001 4090012092445195076 n

Jorge Dorta 2Jorge Dorta

 

Canarias no es un paraíso fiscal como la prensa ha estado declarando últimamente, es algo mucho peor. Un paraíso fiscal es un lugar donde se pagan pocos impuestos por el beneficio obtenido fuera del país. Esto permite atraer a grandes corporaciones e instituciones financieras que establecen en ellos centros regionales o generan productos financieros para luego ser distribuidos (y tributar) en diferentes jurisdicciones. 

Esto no pasa en Canarias. Cuando Microsoft vino a establecer aquí su cuartel general para África salió corriendo al ver lo que había y decidió instalarse en Ghana, Además aquí las actividades financieras y de seguros están prohibidas, no entran en el REF ni en los incentivos fiscales. Las actividades financieras y de seguros son servicios puros, que prácticamente no consumen suelo, generan alto valor añadido y crean muchos puestos de trabajo de calidad, tanto directos como indirectos. Esto es algo que ya publiqué en mi libro ‘Canarias con Futuro’ del 2010. Desde entonces muchos economistas han manifestado que Canarias tendría entidad suficiente para desarrollar un potente sector financiero, entre ellos economistas españoles como Gay de LiebanaBernardo de Quirós o Salvador Lacalle director de Inversiones de ‘Tressis’. 

Pero curiosamente si que se dan incentivos fiscales al turismo, cuando somos una verdadera potencia internacional en turismo con unos 15 millones de visitantes al año. Tenemos el record mundial de turismo por habitante, tenemos más turistas por habitante que Francia. Es decir, no hace falta dar incentivos fiscales a nadie para que invierta en turismo en Canarias, es una inversión y un negocio que se justifica solo pero se los damos. Es que ni siquiera hemos puesto el céntimo o el euro turístico para compensar el desastre ecológico y los costes de limpieza de playas, que nos causa. Es decir actuamos como Robin Hood pero al revés, le robamos al pobre para dárselo al rico.

Los ‘paraísos fiscales’ también son centros donde se organiza el comercio electrónico a nivel internacional, pero amigos míos en Canarias con las aduanas que tenemos hacer una compra electrónica por Internet puede suponer un autentico calvario y terminar pagando más en aduanas que por el propio productos. Cosas de ser ultraperifericalifragilisticos, en aduanas la ley del embudo la parte ancha para Europa y la estrecha para nosotros. Cosas de perder los Puertos Francos y las libertades comerciales de nuestros fueros históricos.

Los paraísos fiscales serios, y usamos el termino en su acepción popular y no en su acepción técnica, como Singapur o Suiza, se caracterizan por la transparencia, la seguridad jurídica y la gobernanza, todo lo contrario que Canarias. Aquí aquello de la santidad de los contratos debe ser rezarle a la Virgen para que la otra parte cumpla y no tengas que llevarla a juicio.

También son centros donde se articula el comercio marítimo internacional, todo lo contrario que en Canarias en donde hacemos todo lo posible por cargárnoslo. Entre otras cosas porque convertir a unas islas en un mercado cautivo - como se hizo con las colonias americanas bajo el sistema de comercio de flotas, como se hizo con Cuba en el siglo XIX, como se hizo con Puerto Rico y su ley de cabotaje o como se hace en Canarias con el REF y demás machangadas - significa controlar el comercio marítimo y terrestre y eliminar las libertades comerciales. 

También son lugares en donde en lugar de robar patentes como en Canarias, se protege la propiedad intelectual. Yo entiendo que para el empresario canario eso de propiedad intelectual sea un concepto difícil de pillar cuando se tiene un ladrillo por cerebro y el concepto de innovación es ver como esquivo la ley para recalificar suelo - algo que Clavijo ahora lo quiere poner fácil - pero en le resto del mundo es un concepto que se entiende.

En Canarias no es que se paguen pocos impuestos por el beneficio obtenido fuera como en todos los paraísos fiscales, es que se pagan pocos impuestos por el beneficio obtenido dentro... para que después digan que en Canarias no se innova. Se innova y mucho en como estafar al ciudadano y en como crear redes clientelares y chiringuitos extractivos para exprimir al contribuyente y al consumidor.

Que Clavijo vaya vendiendo por ahí los bajos sueldos de los canarios o las bonificaciones fiscales, no es que esté vendiendo un paraíso fiscal, lo que está vendiendo es un régimen de privilegios y extracción de rentas otorgados a golpe de Boletín Oficial, un régimen de explotación de la mano de obra, un régimen de explotación del consumidor y el contribuyente, un régimen extractivo de captura y extracción de rentas, Al fin y al cabo el colonialismo no es más que un caso particular y particularmente nocivo y pernicioso de régimen extractivo o sociedad cerrada.

Canarias no es un paraíso fiscal, es algo mucho peor...