2051 th3

Intersindical en el Día de la bandera canaria

Antonio MoralesAntonio Morales

El pasado 25 de octubre el Centro UNESCO  Gran Canaria, en colaboración con la ULPGC y el Cabildo de Gran Canaria organizó el Encuentro Archipiélago y Océano: Repercusión del Cambio Climático en los Territorios Insulares con la participación de expertos de distintos lugares del mundo. Si no estoy equivocado es la primera vez que se celebran aquí en Gran Canaria unas jornadas interdisciplinares que congregan a científicos, gestores y políticos de la Macaronesia (Azores, Madeira, Canarias, Cabo Verde) para debatir las medidas más adecuadas en la lucha contra el cambio climático y sus efectos en los archipiélagos.

Millones de refugiados del planeta han sufrido, sufren y seguirán sufriendo las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos. Es inhumano y suicida dar la espalda a esta realidad; el primer informe del Banco Mundial analizando los efectos del calentamiento global sobre los flujos migratorios en el mundo establece que más de 140 millones de personas de África, América Latina y Asia tendrán que emigrar de sus países antes de 2050. De ellas, 86 millones migrarán desde la cercana región del África Subsahariana.

Los últimos tres años, es decir, 2015, 2016 y 2017, han sido los tres años más calurosos registrados hasta la actualidad desde 1880. Y los factores del cambio climático a largo plazo, como las concentraciones de dióxido de carbono, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos, entre otros fenómenos preocupantes, continuarán a menos que actuemos. Además, esta situación afectará especialmente –está afectando especialmente- a los archipiélagos tal y como reflejan los diferentes informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU. En Canarias las afecciones empiezan a ser significativas: desvíos de los alisios hacia el este con el riesgo de cambios serios en el clima; calentamiento de nuestras aguas con la aparición de riesgos ligados a la tropicalización del clima; aumento del nivel del mar;  periodos prolongados de sequía y calimas y precipitaciones intensas; aparición de enfermedades tropicales…

Mientras Donald Trump seguía cuestionando la pasada semana el calentamiento global, un informe del IPCCC ha reflejado el impacto inmediato del cambio climático más allá de como se pensaba que iba a ser hasta ahora y afirma que evitar el daño requiere cambiar la economía mundial a una velocidad y escala que no tiene “antecedentes documentados”.

Los noventa y tanto científicos implicados en el estudio se basan en 6.000 artículos irrefutables  para describir un mundo con escasez de alimentos y aumento de los incendios forestales, así como la desaparición de una gran cantidad de arrecifes de coral para el año 2040. También observaron que si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan con el crecimiento actual, la atmósfera aumentará su temperatura en 1,5 grados en 2040, llegando a  una temperatura que el Acuerdo de París recomendaba no alcanzar hasta dentro de 82 años. Esto se traducirá en inundaciones de las costas e intensificación de las sequías y, como consecuencia, aumento de la pobreza.

Simplemente piensen que este estudio prevé, en un escenario de un aumento de la temperatura global en 1,5 grados, que países como EE.UU, Bangladesh, China, Egipto e India, entre otros, alberguen a 50 millones de personas que estarán expuestas a los efectos del aumento de las inundaciones costeras para 2040.

¿Cómo lograremos evitar esta situación? Los autores de  este informe lo dejan muy claro: se requiere transformar la economía mundial en unos pocos años y estiman que el daño del calentamiento global tendría un coste de 54.000 millones de dólares. Pero mientras concluyen que técnicamente es posible limitar el calentamiento a 1,5 grados, también muestran su desconfianza de que sea posible alcanzar un acuerdo político al respecto. Afirman que se requerirán impuestos elevados para las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y que la contaminación de efecto invernadero deberá reducirse en un 45 % con respecto a los niveles de 2010 para 2030, y en un 100 % en el 2050. También nos dicen que, para 2050, el uso del carbón como fuente de electricidad tendría que prácticamente desaparecer y producirse una reducción importante en el consumo de energías fósiles como el petróleo y el carbón. Las energías renovables, como la eólica y la solar, que representan aproximadamente el 20 por ciento del mix energético actual, deberían aumentar hasta en un 67 por ciento.

Pues bien, ante este panorama, quiero decir que el Cabildo de Gran Canaria en este mandato ha sido el primero de la historia de esta institución que se ha tomado en serio la apuesta por un desarrollo sostenible que logre, por un lado, rebajar nuestro impacto sobre los recursos energéticos, y por otro,  conseguir un mayor autoconsumo y por tanto un importante ahorro en la factura eléctrica. Seguimos avanzando en la promoción de las energías renovables y la lucha contra el calentamiento global dentro de esa estrategia de convertir a Gran Canaria en una ‘ecoisla’.  

Y en ese marco, hemos ido poniendo en marcha diversas actuaciones para cumplir con el compromiso que adquirimos con la ciudadanía de lograr que Gran Canaria sea una isla sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Estamos instalando plantas fotovoltaicas y aerogeneradores en nuestros edificios y en las plantas de tratamientos de los residuos. La Red Insular de Cargadores para vehículos eléctricos en todo el territorio insular avanza a buen ritmo. Las subvenciones para la instalación de plantas fotovoltaicas en viviendas particulares han supuesto también un antes y un después en la implicación del Cabildo en la promoción de las energías renovables.

Estamos investigando e impulsando la búsqueda de nuevas alternativas que garanticen la soberanía energética Gran Canaria a través de la geotermia o la central hidroeólica de Chira- Soria. Nuestro Plan RENOVAGUA contempla una inversión de 18 millones de euros para la instalación de  aerogeneradores,  plantas fotovoltaicas y toda una serie de actuaciones de ahorro y eficiencia energética vinculadas al ciclo integral del agua (desalación, depuración, riegos agrícolas, abastecimiento humano…). Por otro lado, tenemos en marcha el Plan de Cooperación con los Ayuntamientos y las Mancomunidades que plantea una inversión de 9 millones de euros para actuaciones relacionadas con las energías renovables y la eficiencia energética.  

Así mismo, hemos logrado impulsar el Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía Sostenible en toda la isla y podemos afirmar con satisfacción que somos la única isla del archipiélago con todos los ayuntamientos adheridos a esta propuesta europea de lucha por la sostenibilidad de la Tierra. Incluye precisos y actualizados inventarios de emisiones de Gases de Efecto Invernadero de los 21 municipios y acciones para  contribuir a la descarbonización de la actividad humana en Gran Canaria.  Además, hemos elaborado una Evaluación de Riesgos y Vulnerabilidades frente al Cambio Climático con el apoyo de la Fundación Biodiversidad.

El Cabildo lleva también dos años ininterrumpidos trabajando en la configuración de una Estrategia Insular de Cambio Climático mediante un amplio proceso participativo. Durante este periodo hemos emprendido y desarrollado numerosas acciones y proyectos para conocer las vulnerabilidades de la isla y adoptar decisiones de adaptación a impactos y de mitigación de gases contaminantes. Hemos firmado recientemente un Convenio con la AEMET para hacer un seguimiento real de las afecciones del clima en la Isla; presentado  el proyecto INTERREG MAC-CLIMA; apoyado el Centro de Documentación de Cambio Climático y Medio Ambiente del Centro UNESCO Gran Canaria…

Estoy absolutamente convencido de que debemos y podemos hacer más en la lucha contra el cambio climático, redoblando esfuerzos desde la propia gestión pública y sensibilizando a la ciudadanía para que sitúe el calentamiento global en un lugar preferente dentro de sus preocupaciones. La mayor parte de las personas tienen vidas ajetreadas y multitud de cosas urgentes y cotidianas que atender. Y quizás deberíamos intensificar los esfuerzos para concienciar sobre algo llamado “calentamiento global”, aparentemente invisible y considerado erróneamente peligroso solo en el largo plazo. Es necesario convencerse de que luchando contra el cambio climático estamos protegiendo a nuestros seres queridos, nuestros hogares, nuestro territorio  y nuestros medios de vida.

Durante los últimos doscientos años, los seres humanos hemos demostrado claramente que podemos cambiar el clima, y lo hemos hecho en la dirección incorrecta. Ahora tenemos la oportunidad histórica de demostrar que podemos cambiarlo para hacer las cosas mejor. Les animo a todos a remar en esta dirección y a difundir  este mensaje.

Presidente del Cabildo de Gran Canaria

Pedro GonzalezPedro González Cánovas

Los blancos descalifican que los negros queramos ser libres; fortalecen y pagan mejor a los negros que dicen que no sufren esclavitud. La burguesía afirma con descaro que siempre hubo pobres y siempre los habrá. El sistema capitalista anima y continuamente expone posibilidades de alcanzar el enriquecimiento. Quizás no tanto por el fruto del trabajo como por sorteo.

Las invasiones históricas se clasificaron como conquistas supremacistas que expandieron la cultura del más fuerte, humillando la de los colonizados. Pero ahora es intolerable utilizar armas o acciones como aquellas para que los mismos territorios recobren su libertad; porque el neocolonialismo sigue siendo el hijo primogénito del capitalismo y el poder del dinero impera en la sociedad de la información manipulada. Hoy, nuestra mejor arma es la participación democrática.

En definitiva, en la sociedad española (por ejemplo), todo mal legalizado esta normalizado; y si alguna fuerza humana está en contra deja de ser ley natural para denominarse acción ilegal. La ética y los valores se han rendido a un sistema económico embrutecido, que justifica todo lo que infla los mercados y solo vela por esos entes inhumanos en manos una minoría que ya son antigua estirpe; pero, que no nos lleven a engaño, no son eternos ni sempiternos.

¿Qué podemos hacer? Para mejorar el presente no es suficiente mostrar desacuerdo en casa. Hay que pasar a la acción para no ser cómplice. Una gota y otra y otra… forman un chubasco; un grano, más otro y otro… forman una duna. La mínima acción te convierte en parte de una sociedad en movimiento: pero sin gotas no hay chubasco y sin granos no hay arena, por eso es imprescindible el mínimo de compromiso para que el futuro no huela a la podredumbre de lo peor de ayer y hoy.

Abre los ojos. Enfila el horizonte. Admite, sin dudar, que juntos formamos una esperanza de futuro y siéntete parte. Canarias dejará de ser un volcán inerte, un grupo de despistados representados por sinvergüenzas liberales adinerados. Es hora de tomar consciencia, de ganar la dignidad robada, de abalanzarnos en sólida unidad y hacer una nación libre de la colonia dormida que ya no hay arrorró que frene o, con amenazas, nadie reprima.

Si la unidad hace la fuerza, llegó el momento. Por eso, para las próximas elecciones -contra toda estadística oficial- yo, apuesto por la dignidad canaria y la unidad independentista.

Pedro M. González Cánovas

(Miembro de Alternativa Nacionalista Canaria – ANC)


Fco Javier Gonzalez Perez 4.2018Francísco Javier González

La última vez que nos vimos fue en Las Palmas que asistimos a un Homenaje -el penúltimo creo- que había organizado Luis Francisco Pulido en el Club Prensa Canaria. Le repetí algo que bien que lo sabía él. "Paco, a ti nunca te darán el Premio Canarias mientras el gobierno que tenemos ejerza de lacayo colonial" y así ha sido.

Hoy, dentro de la tristeza que nos produce que alguien a quién queremos vaya a morar en el territorio de la memoria, nos conforta la certeza que los poetas que crean un horizonte nuevo para su pueblo, que son testigos insobornables del renacer de un sentimiento patrio largo tiempo aprisionado y amordazado, esos, como Paco, NUNCA MUEREN. 

Nuestro abrazo más sincero y nuestras condolencias a su familia y a todo el pueblo canario.


Jorge DortaJorge Dorta


Ayer escribíamos de como en Canarias históricamente se han ignorado las advertencias sobre las consecuencias del modelo de desarrollo, de como las élites las ignoraban porque eran las que se aprovechaban ilegítimamente de la situación a costa del pueblo y de como el pueblo las ignoraba porque prefería las mentiras reconfortantes y las falsedades tranquilizadoras a enfrentarse a la realidad.

Y, por qué les contaba todo esto. Bueno, porque tu puedes decidir ignorar la realidad, al menos durante un tiempo, pero te aseguro que la realidad no te va a ignorar a ti. 

Canarias ha sido, junto a Baleares y Madrid, uno de las comunidades que más han crecido tras la crisis. La economía canaria creció en el año 2016 un 3,5% y un 2,9% en el 2017. Los turistas no han parado de venir y se han batido récords año tras año. Pese a todo esto más de la mitad de la población nativa canaria está en riesgo de pobreza y exclusión social, dentro de España los canarios no han dejado de empobrecerse durante los últimos 17 años en términos de renta por habitante (el PIB regional dividido entre los residentes en las islas)  y el paro es de los más altos de la UE.


La renta por habitante de Canarias ha pasado de ser el 96,71% de la renta media española a ser tan solo el 81,1% en el año 2017. Es decir que la renta media española en el 2017 fue de 24.479 EUR mientras la de Canarias fue de tan solo 19.862 EUR cuando en el año 2010 era de 20.703 EUR.

Curiosamente, pese a las elevadas cifras de paro, a los pésimos niveles de educación y sanidad y de casi cualquier indicador social, Canarias es de la comunidades menos endeudadas del Estado español, solo por detrás de Madrid y el País Vasco.

¿Cómo es todo esto posible? Pues muy sencillo; Canarias es una posesión de ultramar que se explota como una colonia turística; es un mercado cautivo, la Cuba española del siglo XXI a la que se le chupa hasta la ultima gota de sangre, la última gota de vida..... porque estamos gobernados por caciques "nacionalistas", pero nacionalistas españoles "y mucho españoles" que le siguen el juego a España y a sus intereses y se llena los bolsillos haciéndolo y porque Canarias no ha dejado de crear puestos de trabajo,... pero para los extranjeros y marginado a la población nativa

En el año 2000, Canarias tenía 1,7 millones de residentes y en el 2017 un total de 2,1 millones. La población creció en cerca de 400.000 individuos, es decir, más del 30%. Pero de esos 2,1 millones, canarios solo hay 1,5 millones, el resto son extranjeros, unos 175.000 españoles y 371.600 de otras nacionalidades.

Pero si crees que esto ha parado, desengáñate. Según la encuesta de proyección de población hecha pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Canarias será la segunda Comunidad Autónoma donde más se incremente la población hasta 2033 con un 17,2% y 374.081 personas, hasta superar los 2,5 millones de habitantes. A todo esto, la población nativa canaria presentará un saldo vegetativo negativo, es decir se morirán mas canarios de los que nacerán, según la misma proyección.

Básicamente los trabajos se han creado para extranjeros y los salarios han bajado porque se pagan salarios de miseria mientras que las ganancias del capital están libres de impuestos. Si quieres saber como se explota una colonia vente a Canarias y lo descubrirás. Antes se explotaba la nativo, ahora al nativo se le elimina directamente trayendo población de fuera para sustituirlo.

Esta importación de gente crea una superpoblación y graves problemas medioambientales, sociales, y económicos, problemas de sostenibilidad y de todo tipo. Canarias tiene unas densidades de población de escándalo. Para que tengas una referencia Japón tiene una densidad de población de unas 340 personas por kilómetro cuadrado, mientras que la de Tenerife es de 458 personas y la de Gran Canaria de 551. Es de escándalo.

La creación de una ley de residencia ha sido uno de las demandas históricas del independentismo canario, y algo por lo que se le ha criticado, que si xenofobia, que si de que vamos a vivir, etc... por un pueblo que parece que disfruta disparándose en su propia cabeza. No es xenofobia sino sentido común ante la superpoblación que padecemos y los graves desequilibrios que eso conlleva. El problema en Canarias no es la xenofobia sino la endofobia y el colonialismo, pero ese es un tema para otro artículo. En cualquier caso ya sabemos que en Canarias no se gobierna para el canario sino para el turista y para el lobby hotelero español, ... que aquí el nativo y sus intereses sobran.

Lo que yo no me explico es como todavía hay canarios que tienen los santos cojones de defender el REF y el estatus ultraperiferico,... porque hay que ser malnacido e hijo de puta para defenderlo cuando ha sido el cuchillo con que nos han cortado las alas, la pistola que nos han puesto en la cabeza y la camisa de fuerza que nos han puesto para que no nos movamos mientras nos saquean y desaparecemos como pueblo.

Detrás de todo esto está la crencia absurda de que el modelo de desarrollo de Canarias es el que es y es el único posible porque somos islas... y esos es absolutamente falso... y no solo porque lo diga yo sino porque muchos otros economistas, tanto canarios como extranjeros, lo han dicho.

Y menos me explico aun que no se haya constituido una opción política canaria seria capaz de ser alternativa a estos palanganeros y a estos machangos y malnacidos que nos gobiernan.. pero evidentemente, la tiranía no se sustenta sobre las virtudes del tirano sino sobre los fallos, mezquindades y miserias de los gobernados.

Raul VegaRaúl Vega

Fumata blanca. Con retraso, pero ya hay nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias, publicado en el BOE el pasado martes 6 de noviembre de 2018. Un Estatuto refrendado por todas las partes actuantes menos por el pueblo canario. Si no nos hubieran inoculado un miedo atroz a los referéndums y a la democracia directa, nos parecería una anomalía que el sujeto activo de la norma estatutaria, el pueblo canario, no la haya refrendado en una votación libre y directa. En cualquier caso, de una forma u otra, el Estatuto plantea mejoras y dudas que cabe resaltar.

En primer lugar, por fin se da por finiquitada la injusta Ley Electoral Canaria. El nuevo sistema acaba con la doble y triple paridad, añade un parlamentario a Fuerteventura y se estrena una lista canaria, que incluye a todas las islas, y que suma en diez los parlamentarios para que sean 70. Veamos qué pasa ahora con las formaciones más favorecidas por la triple paridad, en especial Coalición Canaria. Ya las anomalías serán menos y veremos si hay o no cambios importantes. En cualquier caso, se prevé un paradigma distinto. Para empezar, el presidente saldría de esa lista de 10 parlamentarios canarios y tendremos, a buen seguro, un Parlamento muy coral. Ciudadanos entrará a buen seguro y es previsible un vaivén de subidas y bajadas. Lo que está claro es que no se esperan mayorías absolutas, por lo que habrá que entenderse. Lo cual, por otra parte, no es novedad en Canarias.

En segundo lugar, una medida novedosa, el fin de los aforamientos. Una disposición ampliamente aplaudida porque acaba con privilegios medievales que no tienen sentido. Este hecho puede afectar a Fernando Clavijo que ahora podría ser investigado por los Juzgados de La Laguna por el Caso Grúas. Veremos si Canarias aguanta, aunque sea a poco de las elecciones, con un presidente imputado por una causa. En cualquier caso, lo que está claro que este hecho puede determinar si Clavijo es el candidato de Coalición Canaria o no. Las malas lenguas hablan de una posible fuga al Senado para volver a estar aforado. Aparte del caso Clavijo, la norma permite aterrizar a la clase política a la tierra, donde están los comunes, donde se juzga a las personas por los hechos cometidos.

En tercer lugar, me parece reseñable la ampliación del mar canario. No es nada del otro mundo, pero ya el Archipiélago puede decidir en temas que le afecten directamente. Es un engaño, una migaja, pero acaba con el disparate anterior. Los avances no siempre son radicales y sí poco a poco. Una de las cuestiones que más se echa de menos en el Estatuto son más competencias. Las nuevas son pocas y limitadas. Por un lado, la posibilidad del presidente de disolver la Cámara y convocar elecciones para renovar el Parlamento. Otra de las nuevas competencias es la de convocar referéndums, eso sí, siempre constitucionales. Vista la connotación que ha adquirido la palabra, eso es muy limitado. ¿Se podría haber convocado el referéndum sobre las extracciones petrolíferas? Si la energía es competencia estatal, yo estoy convencido que se hubiera bloqueado igual. Fíjense, y vuelvo al tema del inicio, que ni siquiera se está votando este Estatuto de Autonomía.

Por último, el Régimen Económico y Fiscal se establece como una fuente de financiación separada de la autonómica, lo cual, en teoría, pretende subsanar la lejanía canaria, esa cacareada lejanía e insularidad. Tenemos Estatuto, mejor que el anterior, pero posiblemente peor que el que necesitaríamos para manejar los designios de nuestra tierra. El 6 de noviembre de 2018 fue el día de publicación de este Estatuto de Autonomía, posiblemente ajeno al común del pueblo, al cual no le importan demasiado estas cuestiones, por desgracia. Posiblemente hay agentes interesados en que esto sea así. Es muy probable que esta indiferencia se pudiera paliar con un acercamiento a la importancia de decidir aquí las cosas que nos afectan. Entonces el pueblo participaría en el proceso de manera activa y solicitaría votar su Estatuto. Canarias sigue sin voz ni voto, por desgracia, pese a las nuevas medidas de la norma autonómica.

En Tamaimos 

 Pedro González CánovasPedro González Cánovas

Nos toca poner a todos y a todas de nuestra parte.

En la historia de un país no hay atajos. Por eso, nos ha hecho falta un costoso y largo recorrido para llegar al punto en que estamos. Hoy, como nunca, las formaciones políticas involucradas electoralmente (y las que no también) se han propuesto llegar a los próximos comicios con una unidad independentista que ya está haciendo historia.

Cargamos con una mochila llena de piedras. Tenemos un lastre que marcan los continuos fracasos electorales, la falta de formación para enfrentarlos, y una fiebre alimentada por la desesperación que, muchas veces, se vuelve contra nosotros mismos. Algunos se hartan de descalificar (que, al final, son auto-descalificaciones) de hacer daño al movimiento y a las personas que una vez, y tal vez “una vez tras otra”, se dejan el pellejo en campañas electorales de más de un año o en notables acciones reivindicativas. Sin duda, no hay mayor freno al progreso hacia la soberanía e independencia que un independentista descalificando a otro.

Los que estamos inmersos en el proceso unitario, ya vemos como personajes de palabra fácil se definen, pretendiendo buscarnos el fallo anticipadamente y rebuscando errores o faltas que solo “iluminados” como ellos, parece que pueden ver. Es tiempo disciplina y seriedad; el momento de no ponerse esas etiquetas, porque los obstáculos a la unidad dejan a sus autores muy visibles y, llegado el momento, serán tenidos en cuenta. Aunque ese trabajo de ruptura será siempre ínfimo ante el esfuerzo cuerdo y coherente de quienes hemos tomado consciencia de la necesidad de unificar esfuerzos.

Nos hace falta una unidad donde quepamos todas las personas independentistas y las que potencialmente puedan serlo mañana. No vamos a construir nada exclusivamente para satisfacer a los que ya no están con nosotros: Construimos una casa común para tener presente y futuro.

Para ello, tenemos gente que ha estado participando en muchas, quizás, demasiadas elecciones. Gente que se ha formado en márquetin electoral, en comunicación, con experiencia organizativa y otras artes que son las que nos pueden acercar a un éxito electoral; o ayudar a superar las primeras derrotas dignas y dejar una herencia que sean los cimientos de un país que de verdad camina hacia su libertad.

No nos interesa un partido único: No queremos la tiranía colonialista ni un país donde se prohíba pensar en colores. Por eso aún trabajamos la fórmula. Por eso, la próxima opción en la lucha independentista será inflar las urnas, para impulsar una opción electoral donde estén representados todos los partidos políticos canarios que apuestan claramente por la unidad independentista.

Para cambiar la situación colonial que sufre Canarias solo hay dos vías. Una es dar respuesta similar a la invasión armada que sufrimos hace más de cinco siglos, y eso significa un reguero de sangre y dos bandos que siempre pierden. La otra es la que proponemos: Una opción electoral única y verdaderamente representativa que teja la sociedad canaria del futuro, donde primen valores de respeto e igualdad. Al tiempo que conduzca al Archipiélago hacía la movilización democrática por el derecho a la libre autodeterminación y, finalmente, a la consecución de la independencia y el ejercicio de la soberanía nacional que todo pueblo merece.

 

Pedro M. González Cánovas

(Miembro de Alternativa Nacionalista Canaria – ANC) 

  

POBREZA

 

DSC05083