Más que palabras

7434EC63 E138 4053 9ECA 7EC62CD33D80

AFF Intersindical Calendario 2018

Memorias

                                                                                          Crisis en las organizaciones de los trabajadores 

Sin rodeosA la vista está y los hechos lo confirman: el sindicalismo como tal no ha podido superar aún su crisis organizativa especialmente evidenciada tras la singular ofensiva del sistema capitalista y sus agentes  para que las organizaciones de los trabajadores perdieran su brío y cohesión. Este hecho, no casualmente, aparece  acompañado de la implantación de un amplio número de medidas legislativas para multiplicar los beneficios empresariales mediante el extremo esfuerzo productivo de los trabajadores, la regresión en la calidad de empleo y la caída de salarios y de los derechos laborales. Pero también restringiendo la influencia social de los sindicatos con la exclusión de los legítimos representantes de los trabajadores en su importante papel institucional y en la negociación colectiva, hurtándoles así su esencial cometido social en  el apuntalamiento de las libertades y el progreso social. Como efecto colateral, ahí está la visualización de las crisis existentes en el seno de las organizaciones sindicales que,  de alguna u otra forma, tiene mucho que ver con la situación de desorientación que sufren sus estructuras orgánicas y los palos de ciego de sus dirigencias en una situación laboral y social inesperada y extremadamente lesiva y a la que estarían obligadas a dar ya una firme respuesta. No hacemos distingos en este análisis entre los sindicatos canarios y españoles, y aunque en la actual vorágine se recurra con frecuencia a aquella máxima cainista de “tu peor que yo”, urge una reflexión y una rápida reacción de cohesión y de recuperación de fuerzas ante el creciente empoderamiento empresarial y la acelerada desigualdad social que nos está llevando al mayor retroceso que se recuerda en los derechos del conjunto de la clase trabajadora, pero especialmente al de los asalariados pertenecientes a nuestra  Nación Canaria.   

 

clavijo

Los  trabajadores canarios y la segregación que sufren según todos los indicadores sociales, han sido los grandes ausentes en el debate del denominado “Estado de la Nacionalidad Canaria”. Este hecho resulta especialmente relevante cuando, precisamente, los datos económicos del Archipiélago apuntan a una sensible mejoría sin que ello se haya traducido  en avance alguno en las condiciones laborales y salariales de los trabajadores del Archipiélago que, recordemos, ocupan la peor posición del Estado en retribuciones, duración de la jornada laboral y números dedesempleados que no cobran subsidio alguno. Lamentablemente, esta segregación mantenida no mereció análisis o propuesta alguna por parte de ninguno de los portavoces parlamentarios. Con ello, Los Sres. diputados del conjunto de colores ideológicos de la Cámara dan a entender que asumen como natural tal discriminación y que  los trabajadores canarios continúen siendo  algo así como “hijos de un Dios menor”.  Este hecho, recordemos,  está directamente relacionado con el cada día peor e injusto reparto de la riqueza que se produce en la Nación Canaria.

         Tras pasar de puntillas por el grave proceso de debilitamiento de los servicios públicos y centrar el debate en las listas de espera sanitaria, el presidente Clavijo evadió cualquier referencia o pronunciamiento sobre el proceso  de esclavización al que se somete a los trabajadores del sector público y especialmente al sanitario. Mientras en varias comunidades del Estado, los gobiernos  ya han  iniciado un proceso de devolución de derechos como la recuperación de las 35 horas de trabajo semanal, Clavijo y su gobierno insiste  en fustigar a los trabajadores bajo su dependencia.
 
         Por lo manifestado y ocurrido en los tres días de sección parlamentaria y pese al tono dialogante y engañosamente tolerante hacia las propuestas de los grupos de su izquierda ideológica, el presidente Clavijo continúa decantado por continuar con su política de castigo a la mayoría social. Y en su debilidad parlamentaria, lo hace siendo voluntario rehén de los grupos de presión económica y del Partido Popular quien le suministrará oxigeno político pautado dependiendo del cumplimiento o no de las líneas que la marque la derecha española. 
 

Sin titulo

Opinión

Los hechos

demuestran ...

Huelga 14 Nov 2012que la organización y unidad de los trabajadores, es la herramienta más efectiva para la protección de sus derechos y avanzar en su dignificación laboral y social. Todo los grandes retrocesos sufridos por los trabajadores han coincidido con su desmovilización y apatía, todos los grandes avances de la clase trabajadora han sido acompañados de procesos de unidad laboral y lucha sindical. La forma natural y más efectiva de concentración de fuerzas para que se nos respete está en los sindicatos como organizaciones de los trabajadores.

Cambio climatico