thumb copiaRepuesta a la prohibición de la bandera canaria
Dentro de la actual ofensiva represiva del PP y el Estado español contra las libertades públicas, la prohibición de exhibir banderas canarias estrelladas en los estadios de futbol, tuvo su respuesta el pasado 26 de octubre en Tenerife con un despliegue masivo de la enseña nacional canaria durante el partido de la Copa del Rey que enfrentaba al Tenerife con el Espanyol. Intersindical Canaria, junto a otras organizaciones ciudadanas firmó un manifiesto contra la prohibición gubernamental.

Memorias

Sin rodeos

Un gobierno ruin e improductivo

No es necesario que sume mayor currículum para confirmar su condición del peor gobierno de Canarias. Aparte de haber superado el ranking de creación de pobreza en las islas y de exportar la peor imagen de los canarios y de sus trabajadores al exterior, Clavijo suma también el mérito de rodearse de un gobierno de auténticos trileros. Y esto lo decimos por la sucia habilidad con la que él y sus colaboradores engañan a los trabajadores y a sus legítimos representantes cuando de recobrar los derechos laborales o dar cumplimiento de la palabra dada se trata. Una vez superada la crisis que, afirmaban, obligaban a los trabajadores públicos a apretarse el cinturón y a aumentar las horas de trabajo, la vuelta a la normalidad que prometían para abandonar el actual esclavismo laboral quedó en una auténtica trola. Se vacilan de los representantes de los trabajadores, entorpecen su actividad de representación, modifican a su antojo el orden del día de las reuniones y alargan sine die cualquier compromiso de mejora laboral. Eso sí, cada mes echan mano del presupuesto público para asignarse sobresueldos y complementos sin que su actividad por la que cobran redunde en beneficio alguno para el Común. Mientras, el jefe Arturo es la foto fija y repetida de la telebasura canaria encadenando estúpidas declaraciones o inaugurando naderías. Esperemos que los sindicatos más próximos al gobierno, al menos por una vez, mantengan hasta el final su anunciada rebeldía.

 

jacintoEl Magistrado del Juzgado de Primera Instancia nº Trece de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Suárez Ramos, ha condenado a Jacinto Ortega Del Rosario a abonar una indemnización de 4.000 euros a Miguel Ángel Ramírez, por –según el juzgador- intromisión en el honor del empresario Ramírez.

 

Los hechos se circunscriben al 31 de marzo de 2015, cuando Jacinto Ortega, entonces Coordinador Nacional de Seguridad Privada de INTERSINDICAL CANARIA, criticó en Rueda de Prensa las rechazables e indignantes actuaciones de Miguel Ángel Ramírez contra los derechos más elementales de los trabajadores.

Si bien este fallo judicial –que no es firme- debe ser acatado por estricto cumplimiento del imperativo legal, no es menos cierto que para quienes concebimos el derecho a la libertad de expresión como un pilar fundamental de lo que constitucionalmente se ha dado en llamar Estado de Derecho, queremos manifestar públicamente que el pronunciamiento judicial que cuestionamos, viene a engrosar la pléyade de ataques a los que ciertos sectores de la Judicatura vienen sometiendo a aquellos que, sin ostentar cotas de poder en cualquiera de sus formas, ejercen sus legítimos derechos para la defensa de los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad, denunciando practicas detestables del empresariado, de las que Miguel Ángel Ramírez es protagonista una vez y otra. Desde INTERSINDICAL CANARIA manifestamos sin cortapisa alguna, que sentencias como la del Magistrado Suárez Ramos constituyen un siniestro y nuevo avance en la ofensiva judicial contra la libertad de expresión, lo cual constituye una evidente apología de la reaccionaria Ley mordaza gestada por el PP.

 

Sin titulo copia

  

Cambio climatico

aisha

Opinión

Los hechos

demuestran ...

Huelga 14 Nov 2012que la organización y unidad de los trabajadores, es la herramienta más efectiva para la protección de sus derechos y avanzar en su dignificación laboral y social. Todo los grandes retrocesos sufridos por los trabajadores han coincidido con su desmovilización y apatía, todos los grandes avances de la clase trabajadora han sido acompañados de procesos de unidad laboral y lucha sindical. La forma natural y más efectiva de concentración de fuerzas para que se nos respete está en los sindicatos como organizaciones de los trabajadores.