thumb copiaRepuesta a la prohibición de la bandera canaria
Dentro de la actual ofensiva represiva del PP y el Estado español contra las libertades públicas, la prohibición de exhibir banderas canarias estrelladas en los estadios de futbol, tuvo su respuesta el pasado 26 de octubre en Tenerife con un despliegue masivo de la enseña nacional canaria durante el partido de la Copa del Rey que enfrentaba al Tenerife con el Espanyol. Intersindical Canaria, junto a otras organizaciones ciudadanas firmó un manifiesto contra la prohibición gubernamental.

Memorias

Sin rodeos

Un gobierno ruin e improductivo

No es necesario que sume mayor currículum para confirmar su condición del peor gobierno de Canarias. Aparte de haber superado el ranking de creación de pobreza en las islas y de exportar la peor imagen de los canarios y de sus trabajadores al exterior, Clavijo suma también el mérito de rodearse de un gobierno de auténticos trileros. Y esto lo decimos por la sucia habilidad con la que él y sus colaboradores engañan a los trabajadores y a sus legítimos representantes cuando de recobrar los derechos laborales o dar cumplimiento de la palabra dada se trata. Una vez superada la crisis que, afirmaban, obligaban a los trabajadores públicos a apretarse el cinturón y a aumentar las horas de trabajo, la vuelta a la normalidad que prometían para abandonar el actual esclavismo laboral quedó en una auténtica trola. Se vacilan de los representantes de los trabajadores, entorpecen su actividad de representación, modifican a su antojo el orden del día de las reuniones y alargan sine die cualquier compromiso de mejora laboral. Eso sí, cada mes echan mano del presupuesto público para asignarse sobresueldos y complementos sin que su actividad por la que cobran redunde en beneficio alguno para el Común. Mientras, el jefe Arturo es la foto fija y repetida de la telebasura canaria encadenando estúpidas declaraciones o inaugurando naderías. Esperemos que los sindicatos más próximos al gobierno, al menos por una vez, mantengan hasta el final su anunciada rebeldía.

 

oramas y montoroLa felicidad de Oramas y Montoro, y el sufrimiento de los trabajadores canarios.

Con carácter global, los Presupuestos Generales del Estado aprobados por el Congreso dan continuidad a la campaña de recortes laborales y sociales auspiciada en los últimos años por el Partido Popular para el conjunto del Estado español, pero además dan un balón de oxígeno y consolida en el Gobierno a Mariano Rajoy, adalid, junto a su grupo político, de la actividad política ligada a la corrupción y al enriquecimiento ilegal.

 

Tanto Coalición Canaria como Nueva Canarias, por más que se esfuercen el justificar el apoyo dado a Rajoy en razón al rédito logrado, se han convertido así en reos del sufrimiento social que continuará prolongando la actual mayoría parlamentaria en forma de leyes lesivas para los derechos de los trabajadores, la asfixia de los servicios públicos y contra las libertades públicas. Además, está por ver el nivel de cumplimiento de lo pactado.

En lo que afectan a Canarias, los presupuestos respaldados por la mayoría parlamentaria inciden en olvidar a la mayoría social (los trabajadores) para volver a quebrar la justicia social en el destino de las inversiones a quién más la necesita y a los sectores más castigados por el desigual reparto de la riqueza, situación esta que coloca a Canarias en niveles de drama social. El desaforado triunfalismo con el que el gobierno canario y los grupos de Coalición Canaria y Nueva Canarias han anunciado su pacto con el PP que, dicen, destina a Canarias inversiones complementarias nunca antes logradas, tras su análisis, no van a modificar substancialmente la situación de desempleo, pobreza o bajos salarios que afectan a las islas. Al contrario, la distribución económica adelantada por los propios firmantes, mayormente, beneficiarán, vía directa o indirecta, a los sectores económicos y empresariales.

Se da la circunstancia que en materia de empleo, el acuerdo entre el PP y los autodenominados "nacionalistas canarios", y según el propio ejecutivo de las islas, destina a promoción laboral la ridícula cifra de 42 millones de euros frente a 219 para carreteras, para a continuación centrar el resto de inversiones, aparte del abaratamiento de los billetes aéreos y terrestres, a transportes de mercancías y bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social.


Por otra parte, el anuncio de disponibilidad complementaria de 220 millones de euros, anunciada por la consejera de hacienda del Gobierno canario que, según afirma, serán destinados mediante la ley de crédito extraordinario a la financiación de los servicios públicos, no presupone que su destino vaya a ser el correcto y que, por ejemplo, vaya a tener como objetivo el recuperar la importante pérdida de empleo que han sufrido los servicios esenciales o, a devolver los derechos laborales hurtados a los y trabajadores públicos.

Intersindical Canaria reitera su crítica al Ejecutivo canario por afirmar que con lo pactado con el gobierno español, queda igualada la inversión por habitante al conjunto de las comunidades del Estado, afirmación esta irresponsable porque, aparte de incierta, hipoteca la exigencia de la devolución de la deuda histórica que aún tiene contraído el Estado con el País Canario. Por otra parte y en el apartado eminentemente estético, las imágenes de los encuentros entre los representantes de CC y NC con el gobierno del PP, resultan lamentablemente bochornosas y ofensivos para los canarios.

 

Sin titulo copia

  

Cambio climatico

aisha

Opinión

Los hechos

demuestran ...

Huelga 14 Nov 2012que la organización y unidad de los trabajadores, es la herramienta más efectiva para la protección de sus derechos y avanzar en su dignificación laboral y social. Todo los grandes retrocesos sufridos por los trabajadores han coincidido con su desmovilización y apatía, todos los grandes avances de la clase trabajadora han sido acompañados de procesos de unidad laboral y lucha sindical. La forma natural y más efectiva de concentración de fuerzas para que se nos respete está en los sindicatos como organizaciones de los trabajadores.